fbpx
Conéctate con nosotros

Ciencia & Ambiente Ahora Eco

1.560 millones de mascarillas acabaron en los mares: la pandemia por Covid-19 y el exceso de residuos plásticos.

Publicado

En

Científicos de China y EE.UU. han calculado que la pandemia de covid-19 generó unos 8,4 millones de toneladas extra de desperdicios de plástico, originados en forma de material de hospitales, elementos de protección —como mascarillas, guantes y protectores faciales— y compras realizadas por Internet. Según advierten en su estudio, publicado por Proceedings of the National Academy of Sciences, buena parte de ese material terminó en el mar y acabará llegando a las playas y zonas costeras dentro de algunos años.

Según los especialistas de la Universidad Nanjing (China) y del Instituto Scripps de Oceanografía (EE.UU.), esta situación “plantea un problema duradero para el medioambiente oceánico”, por lo que instan a realizar un “mejor manejo de los residuos médicos en los epicentros de la pandemia, especialmente en los países desarrollados”.

Según sus cálculos, el año pasado cerca de 1.560 millones de mascarillas acabaron en los mares, lo que también aumentó las amenazas para los animales, que se comen el plástico o quedan atrapados en él.

Otro elemento que generó un exceso de plástico es el aumento “a una velocidad sin precedentes” de las ventas por Internet, debido a los embalajes de los productos. Su mala gestión hizo que buena parte de ellos terminaran en los ríos que desembocan en el oceano.

Cómo lo calcularon

Para estimar la cantidad extra de plástico generado por la pandemia, los investigadores tuvieron en cuenta una variedad de datos, como estadísticas de población, la producción de máscaras, los casos de coronavirus, los testeos, las hospitalizaciones y los reportes financieros de compañías líderes de comercio electrónico.

De esa forma, calcularon que, para finales de agosto de este año, 193 países habían generado unos 8,4 millones de toneladas de residuos plásticos relacionados con la pandemia. El 87,4 % de ellos fue generado por los hospitales, mientras que los equipos de protección personal utilizados por la sociedad representaron el 7,6 % del total y las compras por Internet produjeron el 4,7 %. Por su parte, los kits de testeo solo derivaron en un 0,3 % de la totalidad de los residuos.

Además, detallaron que el continente que más desperdicios produjo fue Asia, con cerca del 46 %, seguido de Europa (24 %) y del continente americano (22 %).

/RT

Ciencia & Ambiente Ahora Eco

Ambiente entregó herramientas para que la comunidad de La Ciénaga comience a producir miel.

Publicado

En

En el marco del Programa Provincial de Bosques Nativos y a través de un trabajo coordinado por la Dirección de Bosques junto a la Dirección de Conservación y Áreas Protegidas, se realizó la entrega de elementos para el desarrollo de la actividad apícola en la localidad de La Ciénaga, Jáchal.

Esta entrega se realiza como un emprendimiento sustentable, a través del cual la Secretaría de Ambiente brinda los elementos necesarios para producción de miel y harina de algarrobo, en el cual también se incluye las capacitaciones y el acompañamiento necesarios para el desarrollo del proceso en su totalidad.

La entrega de materiales estuvo encabezada por el Director de Bosques Nativos Daniel Poblete y el Director de Conservación Andrés Ortega, representantes del Municipio de Jáchal también participaron la responsable técnica del área protegida Viviana Orozco, el equipo de apicultura Comunidad de La Ciénaga, docentes de la Escuela Videla Cuello.

Entre los materiales se entregó elementos para la construcción de colmenas como pisos, cámara de cría, cuadros, alzas, techos, cera estampada, etc. Y se prevé que en el mes de octubre se concrete la entrega del material vivo, es decir, núcleos de abejas.

Este proyecto incluye a la comunidad de la localidad de La Ciénaga, del departamento Jáchal, y poblaciones aledañas, y busca lograr que la misma pueda llegar a producir miel, tanto para consumo interno, como así también para la comercialización.

Este proyecto integral no solo se aplica a los habitantes del lugar, sino que también incluye a alumnos de las Escuelas Agroindustrial Videla Cuello y Agrotécnica Manuel Belgrano, quienes serán incorporados a través de prácticas profesionalizantes, que podrán desarrollar en el marco de este proceso productivo.

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Ahora Eco

Desastre ecológico en la frontera entre Alemania y Polonia.

Publicado

En

Una muerte masiva de peces fue descubierta en el río Oder (conocido como Odra en Polonia), en la frontera entre Alemania y Polonia: en las últimas 2 semanas se han visto toneladas de peces muertos flotando o arrastrados a la orilla. El 8 de agosto, Aguas Polacas (Wody Polskie), empresa estatal, informó que había recogido 10 toneladas de peces muertos.

Las fotos y videos publicados en redes sociales muestran la superficie del río cubierta de peces muertos, aunque también se pueden ver cadáveres de castores flotando. Especialistas alemanes también especulan que las águilas marinas y otras aves también estarían en peligro, ya que podrían comerse los peces y exponerse a las toxinas.

El ministro de Medio Ambiente de Brandeburgo, Axel Vogel, afirmó que las consecuencias de la catástrofe se dejarán sentir durante años, informa la emisora local RBB. “Para el Oder, como masa de agua de gran valor ecológico, se trata de un golpe del que probablemente no se recuperará en varios años”, declaró. En particular, el número de peces en el río tendría que reponerse lentamente.

¿De quién es la culpa?

Todavía no está claro qué causó la catástrofe, aunque lo más probable es que la contaminación proceda de Polonia. En un principio, las autoridades alemanas señalaron el envenenamiento por mercurio como posible causa, pero los nuevos datos indican un aumento de la salinización en el río, según Vogel. Añadió que esta situación es “absolutamente atípica”.

También afirmó que podría haber sido causada por una combinación de varios factores. Debido al calor anormal en Europa, los ríos están bajando de nivel, y el del Oder es ahora históricamente bajo y eso significa que la concentración de todos los contaminantes aumentará.

“Es muy posible que se trate de sustancias que se han introducido en el río Oder desde hace mucho tiempo, pero que normalmente no suponen ningún problema en aguas medias”, explicó el político alemán.

Además, hay tensiones por la lenta reacción de los funcionarios polacos, que no advirtieron a las autoridades alemanas. “De hecho, sabemos que esta cadena de denuncias, prevista para estos casos, no ha funcionado”, declaró el Ministerio de Medio Ambiente de Brandeburgo el 12 de agosto. La ministra de Medio Ambiente de Alemania, Steffi Lemke, pidió que se aprendiera de la catástrofe medioambiental, ya que está claro que la parte alemana fue informada demasiado tarde.

Primeros resultados desde Polonia.

Mientras tanto, los primeros resultados llegan también de los laboratorios polacos. La ministra de Clima y Medio Ambiente de Polonia, Anna Moskwa, indicó en Twitter que no se había encontrado mercurio en las muestras de peces estudiadas. Más tarde añadió que el Instituto Veterinario Estatal también descartaba que los metales pesados fueran la causa. Actualmente, se están realizando más investigaciones.

Hay indicios de que las sustancias entraron en el Oder en algún lugar cercano a Wroclaw, a finales de julio, según las autoridades alemanas. Los medios de comunicación polacos también señalaron que los primeros informes llegaban desde finales de julio en la sección de la Baja Silesia del río, cerca de Olawa. Esta zona podría ser también el origen de la contaminación.

Mateusz Morawiecki, primer ministro de Polonia, ha cesado a Przemyslaw Daca, director general de Aguas Polacas, así como a Michal Mistrzak, jefe de la Inspección de Protección Medioambiental, por no haber respondido adecuadamente al desastre.

El Gobierno también ofreció 1 millón de zlotys (unos 220.000 dólares estadounidenses) por información sobre los responsables. “Queremos encontrar lo antes posible a los causantes de un crimen ecológico de tal magnitud y castigarlos severamente”, declaró el líder polaco, después de la reunión con el equipo de gestión de la crisis medioambiental.

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Ahora Eco

Preocupación en Francia por récord de contaminación a causa de incendios forestales.

Publicado

En

Los incendios naturales provocaron en Francia emisiones récord de gas carbónico durante los tres meses de este verano, según el informe del proyecto europeo de monitoreo de la Tierra, Copernicus, publicado este viernes.

Los incendios naturales provocaron en Francia emisiones récord de gas carbónico en tres meses de este verano, dice el informe del proyecto europeo de monitoreo de la Tierra, Copernicus, publicado este viernes.

“Los últimos datos reunidos por el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera (Copernicus Atmosphere Monitoring Service, CAMS) de este proyecto muestran que los incendios forestales de junio, julio y agosto provocaron en Francia las más altas emisiones de gas carbónico desde 2003”, constataron.

Según el científico del programa CAMS Mark Parrington, los numerosos incendios forestales afectaron la calidad del aire en Francia y en la península Ibérica.

“Estábamos registrando un aumento de los incendios y, como consecuencia, de las emisiones de gas carbónico en medio de un calor anómalo, que empeoró la situación en Francia y en la península Ibérica. Los indicadores extremos de la probabilidad de incendios, que daba el pronóstico meteorológico para muchas regiones de Europa del Sur, significaban que la intensidad de cualquier incendio podría aumentar en flecha. Eso se reflejó en los datos sobre las emisiones de CO2 y en su impacto sobre la calidad del aire en estas regiones”, dijo el experto.

Más de un millón de toneladas de gas carbónico escaparon a la atmósfera en lo que va de año como consecuencia de los incendios forestales en Francia. Se trata de una cantidad mucho mayor que el promedio anual (cerca de medio millón de toneladas) correspondiente al país.

Solo desde el comienzo de la semana en curso, los incendios destruyeron casi 10.000 hectáreas de bosques en Francia, comunicó el jueves el canal de televisión BFMTV.

En julio pasado, en el departamento de Gironda (sureste de Francia) el fuego arrasó más de 20.000 hectáreas de bosques. En su extinción se gastaron 6,6 millones de euros en 10 días.

Países de la Unión Europea como Grecia, Suecia, Alemania, Polonia, Rumanía y Austria, prestan apoyo a Francia en la extinción de incendios. Según la primera ministra del país, Elizabeth Borne, en la lucha contra el fuego participa un número récord de aparatos aéreos.

En Francia se quemaron 47.000 hectáreas de bosques desde el inicio de este verano, según datos del Sistema Europeo de Monitoreo de Incendios Forestales (EFFIS), según el portal Monde.

/Sputnik

Continuar leyendo

Continuar leyendo