fbpx
Conéctate con nosotros

Sociedad Actualidad

Brasil: Florianópolis y la pandemia vistos por una sanjuanina.

Publicado

En

La Isla de la Magia con 70.486 personas vacunadas hasta el momento, aún mantiene 76.861 casos confirmados, 751 muertos y 142.000 en sospecha. La tasa de ocupación en hospitales es del 94,22%, según los datos recaudados del sitio de la Prefeitura de Florianópolis. El resto de Brasil vive la peor fase de la pandemia, según los registros de casos y muertes de coronavirus informados por los medios. Hacia el sur, se percibe desolación en el ambiente. Resignación y controversia social constante ante los intermitentes “cerramientos”.

Foto de Débora Lorenzo. Corresponsal de Ahora San Juan.

Por Débora Lorenzo, corresponsal de Ahora San Juan en Brasil.

Viernes santo, seis de la tarde. El cielo está nublado y las playas de Florianópolis se presentan como la tentación más díficil de superar para los moradores. Las fuerzas policiales patrullan la zona y no permiten la permanencia en ninguna de ellas. La arena está impecable, el sonido de las olas colisionando en la orilla del mar da inicio al silencio fúnebre del “lockdown” que no se termina más.  Las cifras del covidrómetro son crueles y nos mantienen en velo.

Los vecinos curiosos salen a la vereda con temor y algunos más osados se animan a caminar por el centro de cada barrio. La decoración de las Pascuas viste las tiendas como invitación para entrar. Los colores y las luces intentan avivar el clima sombrío que se respira en estos últimos días. Y aunque el alma del pueblo ansía descansar, las salas de emergencia se mantienen activas y despiertas.

Foto de Débora Lorenzo. Corresponsal de Ahora San Juan.

El camino construído por el COVID. Desde Septiembre de 2019 transito las calles sureñas de Brasil. Mi experiencia hasta hoy es un altibajo de sensaciones. En los inicios, la vida en general fué próspera. Hasta fines de febrero de 2020, que la inestabilidad comenzó. Ese año, el virus arrasó con el trabajo, la educación, la salud y la vida misma de los habitantes santa catarinenses. Se desató una ola de desempleos y cierres de negocios que instaló el temor. El número de casos confirmados y fallecidos aumentó rápidamente en el norte del país, alcanzando poco a poco a los estados del sur que siempre se mantuvieron en condiciones más óptimas frente a la pandemia.

Tuvimos meses de mejorías, donde casi se hacía vida normal. Lo que conllevó a que la gente vuelva a sentir el sabor de la libertad. Fiestas, tardes soleadas en la playa, reuniones en sus casas y demás. Así conocimos los comienzos de los “lockdown”, quince días de prohibiciones y toques de queda. Aperturas paulatinas, de nuevo las aglomeraciones y las recaídas en los cerramientos que hasta hoy se mantienen en pié.

Foto de Débora Lorenzo. Corresponsal de Ahora San Juan.

2021 de trasiego constante. Paradójicamente, el sol se esconde. El vaivén en el que el coronavirus nos sumió está latente. La esperanza de un año con evoluciones económicas y en el área de la salud, cambian como las personas que entran y salen de la isla (a pesar de que los cierres de fronteras afectan a los turistas).  Hoy el contexto es extraño, con un silencio desértico instalado.  Las miradas desde los balcones me acompañan, ya está oscuro, no se ven sonrisas, solo algún que otro rostro con barbijo caminando. Semana santa reavivó algo del espíritu brasilero. Pero no se compara con el día en que conocí a este pueblo jocoso y optimista.  Las nuevas reglas mantienen la brecha entre los que se hartaron de cumplirlas y las desafían, con quienes cautelosos aún aguardan isolados esa tan ansíada mejoría.

Con más de setenta mil personas vacunadas, se sostienen un igual de casos confirmados. 751 muertos y 94,22% de ocupación de camas en los hospitales (estas cifras mudan contínuamente). No salimos del riesgo gravísimo y la sociedad pareciera acostumbrarse a coquetear con los “lockdown”, como una relación tóxica, entre prohibiciones y aislamientos duramente instalados. Son las ocho de la noche, y desde el suntuoso Jureré, hasta el concurrido Ingleses, el atractivo Ponta Das Canas, o el tranquilo Santinho; el halo de misterio e incertidumbre es igual para todos.

Sociedad Actualidad

Murió el genocida Miguel Etchecolatz.

Publicado

En

A los 93 años muere uno de los más feroces torturadores de la dictadura Argentina, quien cumplía sus condenas en una cárcel común, repudiado incluso por su familia. Entre 1976 y 1979 estuvo al frente de la Dirección General de Investigaciones de la Policía Bonaerense. Bajo su órbita funcionaron alrededor de 20 centros clandestinos de detención y maternidades clandestinas.

Etchecolatz nunca tuvo remordimiento, siempre decía el excomisario general en los tiempos en que gozaba de impunidad: “¿Por haber matado? Fui ejecutor de una ley hecha por los hombres. Fui guardador de preceptos divinos”. “Por ambos fundamentos, volvería a hacerlo”, prometía el genocida que murió en la madrugada de este sábado.

El represor nacido el 1 de mayo de 1929 estaba alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo desde casi el comienzo de la pandemia. En las últimas semanas, había sido trasladado a la clínica Estrada de la localidad de Merlo e internado en terapia intensiva. El 27 de junio pasado, lo trasladaron al Sanatorio Sarmiento para colocarle un marcapasos, relataron fuentes judiciales. Había recibido un fallo favorable en la Cámara de Casación para volver a su casa, pero no llegó a materializarse.

Entre 1976 y 1979, Etchecolatz estuvo al frente de la Dirección General de Investigaciones de la Policía Bonaerense, la fuerza que comandaba con mano ensangrentada Ramón Camps. Bajo su órbita funcionaron no menos de 20 centros clandestinos de detención, tortura y exterminio y otras tantas maternidades clandestinas, donde las mujeres que estaban secuestradas parían y les eran arrebatados sus hijos o hijas. Etchecolatz fue un firme seguidor de Camps, tanto que, por esos años, recibió varias veces el reconocimiento San Miguel Arcángel con el que la Bonaerense premiaba a sus mejores hombres que, para entonces, eran quienes mostraban más arrojo a la hora de empuñar la picana.

Durante los años de impunidad, lo persiguieron los escraches que él repelía con amenazas sin ningún miramiento y su familia se alejó totalmente de él, incluso su hija participaba de las marchas que se producían en su contra. Etchecolatz nunca habló acerca de los desaparecidos que nunca se encontraron, los condenó a seguir desaparecidos y a sus familiares a seguir buscandolos eternamente. El silencio de Etchecolatz hasta su muerte fue su última muestra de miseria humana.

Continuar leyendo

Sociedad Actualidad

San Juan adhirió a la Ley Nacional de Prevención del Suicidio.

Publicado

En

La Ley de Prevención del Suicidio establece la atención coordinada y de manera interdisciplinaria e interinstitucional de aquellas personas que presentan riesgo suicida o tuvieron un intento de suicidio.

Además prea atención de familiares, la capacitación del recurso humano que colabore en la atención de estas personas; la creación de protocolos de atención y recomendaciones a los medios de comunicación para el abordaje responsable de las noticias relacionadas con la temática.

Además la Cámara de Diputados Declaró de Interés Sanitario, Educativo, Cultural y Social “El Programa Provincial de Prevención de Suicidios”.

El objetivo de esta declaración es resaltar la importancia de la implementación del Programa que fomenta el trabajo en red para la contención social de las personas vulnerables, la promoción de hábitos de vida saludable, la educación en familias y escuelas como formas de detectar tempranamente los factores de riesgo que redituarán en forjar jóvenes fortalecidos y con mayores posibilidades de ser resilientes.

En la sexta sesión ordinaría de la Cámara de Diputados se aprobó por todo el cuerpo legislativo la Adhesión Provincial a la Ley Nacional de Prevención de Suicidio N° 27.130, propuesta presentada por el diputado Edgardo Saccasani.

Continuar leyendo

Sociedad Actualidad

Ingresó con fuerza el viento Sur después del Zonda.

Publicado

En

Luego de las ráfagas calientes, la temperatura vuelve a sufrir un abrupto cambio con la intensidad del viento frío.

Este viernes antes del mediodía, las ráfagas del viento Zonda se sintieron en toda la provincia, con intensidad en diferentes departamentos pero acarreando tierra y hojas secas. Pero cerca de las 15, el viento cambió su dirección e ingresó el Sur con mucha fuerza.

Con el viento Zonda, la temperatura superó los 26°C en dos horas pero con el Sur, volvió a bajar de manera abrupta.

Se espera que el frío nuevamente sea protagonista durante el fin de semana, ya que las máximas para sábado y domingo oscilarán entre los 15 y 16 grados.

Continuar leyendo

Continuar leyendo