fbpx
Conéctate con nosotros

Sociedad Relatos de Vida

“Estrella”: 83 años de fortaleza de una mujer luchadora y solidaria que conquista sonrisas.

Publicado

En

Ahora San Juan se encontró con una historia digna de contar, la de Mari Benítez, de 83 años. Oriunda de Santa Lucía, la octagenaria tiene una vida que fue y es una montaña rusa de emociones, con experiencias de vida que podrían ser de guión de película. Resiliente, solidaria, con fuertes convicciones.

En una esquina del barrio Colón, en Santa Lucia, se encuentra “Estrella” o “Estrellita”, quien recibió ese apoyo por el apellido de quien fue su esposo. Una relación que cuenta que fue complicada “al principio todo estaba bien, pero despues no”. Ella relata que tomó la fuerza necesaria para poder hacerle frente al hombre que la terminó maltratando a ella y a sus 16 hijos.

Mari Benítez “Estrella/Estrellita” y Vivianda Hilda Delgado.

Quizas no es conciente de lo fuerte que ha logrado ser con sólo ese impulso, en una época y contexto social donde la violencia de género era completamente naturalizada y aceptada. La, por aquel entonces, jóven madre, dijo “basta” y puso final a aquella relación que sólo causaba daño a su familia.

Mari fue madre a los 13 años, tuvo 16 hijos con don “Estrella”. Dos veces mellizos. Hoy tiene 30 nietos. Sus hijos/as están en varias provincias formando sus familias. En los encuentros familiares los grandes mesones son la fotografia del lugar.

Si bien esta parte de su historia, que demuestra su coraje y valentia, no es por lo único que tuvo que atravesar “Estrellita”. Por circunstancias de la vida no pudo terminar sus estudios durante su juventud.

Antes de ser madre tuvo que dejar la escuela durante su niñez para ayudar a su madre y hermanos, trabajando ya que las circunstancias económicas no permitían que Mari tuviera otra realidad. Luego conoció a su esposo, empezaron a llegar los hijos asi que se tuvo que dedicar de lleno a la crianza y quehaceres diarios.

Ser ama de casa fue y es un trabajo más que atareado, no tiene descanso, franco, ni salario, ni posibilidad de presentar parte de enfermo. Algo en el interior de Mari hacía ruido, algo como una tarea pendiente, algo para tachar en la lista de objetivos de vida, eso era terminar sus estudios. Así que un día tomo nuevamente fuerzas y se acercó a una escuela de adultos para finalizar sus estudios. “Fui abanderada”, la picardía y orgullo de quien sabe lo que costó pero se logró, podía verse en sus ojos oscuros.

El alma bondadosa y poderosa de una matriarca como “Estrella” no paró en su entorno familiar y personal, sino que al mirar a su alrededor decidió poner espíritu luchador en la comunidad donde vivía. Trabajó en merenderos para que los mas pequeños del vecindario tuvieran siempre alimentos. “Yo siempre fui humilde, pobre, pero siempre ayude. El señor me da el doble de lo que doy”, asegura llena de fe. La mujer confiesa que no fue simple alimentar a 16 hijos siendo una mujer sola y de un barrio carenciado pero que eso no impidió brindar apoyo a la comunidad donde se encontraba.

Un problema de salud la apartó un tiempo de sus trabajos en merenderos, pero nunca dejó de “andar” para el beneficio de todos. Hoy recuerda con humor, ese humor de quien es resiliente y logra superar batallas en la vida, que en el barrio donde vivían, a mediado de los 90, no tenía servicio de agua potable, entonces todas las noches debían ir con tarros, bidones, botellas a buscar agua a un surtidor comunitario ubicado a varias cuadras. “Yo le llevaba ventaja a los vecinos porque llevaba todo un tren de carga”, dijo al hacer referencia que sus 16 hijos la acompañaban cada noche.

Hoy tiene su propia casa, con servicio de agua, ya no le hace falta salir a acarrear bidones para poder hacer de comer, lavar, bañarse y beber. Su actitud solidaria, imitada de Evita, según sus palabras hacen que siempre esté pendiende del otro, de lo que necesita. Mari recordó cuando conocío a Eva Duarte de Perón y Juan Domingo Perón, cuando ella tenía tan sólo 7 años. “Vinieron a San Juan a entregar ropa, zapatos, frazadas. Mi mamá me dijo que me pusiera así Evita me daba algo y lo recibí de sus manos, la vi tan grande, tan arreglada”, dice al recordar aquella llegada de Perón y Eva a San Juan con la mirada iluminada. “Me sacaron una foto que le dieron a mi mamá, pero ella la perdió, sino la tendría conmigo siempre”.

Estrella es una descreida de los políticos, pero no de la política. Sabe que es una herramienta que permite a las personas como ella, como sus vecinos y las personas que acuden a ella en busca de una mano amiga, para poder dejar de pasar necesidades. Es por eso que junto a un grupo de vecinas, entre las cuales está Viviana Hilda Delgado, de 50 años, con una historia muy similar a la de “Estrellita”, por algo los caminos de la vida las unieron para que hoy trabajen en el proyecto de un Centro de Actividades Solidarias, dependiente de la organización Todos Somos Patria.

Mari y Viviana cuentan muy entusiasmadas que la propuesta llegó hace unos pocos días. El CAS involucra otras actividades además de ser un comedor, sino que también fomenta la participación ciudadana por medio de actividades que involucren la inclusión. Están pensando en plantines, clases de apoyo, jornadas recreativas y más. “Los chicos necesitas salir de las calles, no les hace bien”, asegura Viviana.

El sábado pasado se inauguró la primer actividad del CAS de Estrella y Vivianda, con una gran olla de fideos y garbanzos. El lugar lo han denominado “Conquistando Sonrisas”, panza llena corazón contento dice el dicho, y más con estas dos mujeres a cargo, con experiencia y voluntad para brindarle alivio a una comunidad.

Comentar

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sociedad Relatos de Vida

Facetas de una mujer emprendedora: policía, creadora de Candy Bar, y estudiante.

Publicado

En

Ahora San Juan dialogó con Romina Campos, una mujer emprendedora y polifacética. De tan sólo 34 años es apasionada como pocas en todos los aspectos de su vida. Oficial de polícia, creadora de Candy Bar de ensueño, estudiante de excelencia, familiera. ¿Cómo hace Romina para lograr hacer todo con una sonrisa en el rostro y el alma llena de alegría?. Ella misma lo cuenta, orgullosa de cada paso que va logrando.

Es importente resaltar que desde la redacción de este diario digital nos encontramos con esta historia no por la Romina policia, sino por la Romina creadora de Candy Bar o Candy Box. Para quienes no saben, los candy con aquellas mesas tematicas, pensadas hasta el más mínimo detalle que ofrecen una vista increible para cada evento, así como sabores de golosinas de excelencia. Sin duda se transforma en el lugar central de cada agasajo, los adultos toman fotografías que quedan como recuerdo para toda la vida, y los niños encuentran el deleite de sus golosinas favoritas combinadas con sus personajes favoritos.

Cada una de sus creaciones lleva días de dedicación. Romina confiesa que siempre está pensando e invirtiendo en cosas nuevas para sorprender a sus clientas. Cuando Ahora San Juan se contactó con Romina había recibido nuevo inmobiliario para su emprendimiento. “Estaba ansiosa y justo llegó al medio día, comimos con mi marido y fuimos a comprar pinturas y pinceles para empezar”. Cada pieza está friamente pensada y tiene la impronta de Romina. “A cada pieza le pongo todo mi amor y cariño”, asegura.

Las semanas en las que hay muchos mesas confirmadas son “de locos”. Romina confiesa que las horas del dia no le alcanzan “temino muerta” dice entre risas, pero “me encanta”. Tiene la ayuda de su esposo, Duilio Vega, con quien está casada desde hace 6 años y comparten profesión de policía. Ademas, asegura que su suegra y suegro siempre le tienden una mano.

Romina llega en el Renault 12 de su suegro a cada evento, cargado hasta en el techo de la movilidad. Su suegro ayuda a descargar cada elemento en el que han dedicado horas de sus vidas para que quede perfecto, hasta en el más mínimo detalle. Golosinas envueltas una por una, nombres del agasajado bordados.

La pasión por la ornamentación nace en la adolescencia de Romina. Ella es profesora de artes industriales, pero nunca ejerció en la docencia. Sus primeros pasos los dió en cumpleaños de familiares, con debilidad por aquellos que necesitaban decoracion infantil. Aún no tiene hijos, así que sus sobrinos y dos ahijados se llevan toda su dedicación.

Para el cumpleaños de 3 años de su ahijado Atilio, la debilidad de Romina, “me da vuelta como una media”, la temática fue sobre animalitos de la selva, Safari. “Mi cuñada hace cumpleaños como para 80 personas. Una amiga de ella vio lo que hice sobre animalitos de la selva y dejó en mis manos el candy bar para el cumpleaños de 15 de su hija, un gran compromiso. Tenía que quedar excelente”. Así empezó el emprendimiento, creo su fanpage en Facebook “Romina Campos Candy Bar”.

Dos profesiones se unen, dos que requieren mucho tiempo y dedicación. Durante la pandemia por coronavirus, en especial durante el 2020, toda la actividad sobre eventos se vio muy perjudicada. “Fue muy dificil, por suerte yo tengo mi profesión, pero fue muy triste ver a colegas que se dedican de lleno a eventos que no tenían ingresos para su familias”.

Para Romina, la realización a detalle de cada pieza es “un cable a tierra”. Romina es oficial de policia, ejerce en el Centro de Abordaje de Violencia Intrafamiliar y de Género. “Para mi es un cable a tierra. A veces las denuncias te llevan 2 ó 3 horas, escuchas cosas muy duras”. Además, confiesa que “alguna vez se te cae una lágrima al escuchar a las mujeres”. Si bien en CAVIG hay todo un equipo técnico para la contención, el rol de Romina dentro de la Unidad Fiscal es, como quien dice “el frente de batalla”. Al pié del cañon de cada persona que se acerca a CAVIG. “Los policias tenemos que ser muchas cosas, por eso duele cuando algún colega hace algo mal y se generaliza porque no todos somos así. Yo me tomo mi trabajo muy enserio”.

Romina lleva 12 años ejerciendo su profesión de policia y sueña con llegar a ser Jefe. Actualmente se sigue formando. Está estudiando una Diplomatura en Resolución de Conflictos de la Universidad de Lomas de Zamora, en Bs. As., la realiza de modo virtual. Esta diplomatura la realizan oficiales y penitenciaros de todo el país por medio de becas que son otorgadas directamente por el Ministerio de Seguridad de la Nación, en la provinica sólo dos oficiales fueron beneficiados con esta oportunidad, una es Romina y un oficial.

Para el futuro le gustaría, en lo personal “me gustaria tener unos mellizos hermosos”, en el ambito policial “llegar a Jefe, voy bien en relación a mi jerarquía, el tiempo de servicio y mi edad”, seguramente así será para esta mujer que cuida hasta el mínimo detalle. En cuanto a su faceta artística con los candy bar, “quisiera tener mi propio salon de eventos. Por parte de mi marido tengo cuñadas que hacen ornamentación de eventos y el esposo de una de ellas es fotógrafo. Asi que quizas podemos hacer el combo completo”.

Romina Campos es el claro ejemplo de una mujer emprendedora, a la que le faltan horas en su vida para realizar todo aquello que la apasiona. Luchadora y perseverante. Cada una de sus clientas está en constante contacto con ella y suele ser elegida una y otra vez para que realice arte.

Mujer, esposa, hija, nuera, concuñada, tía, madrina, policia, artista, estudiante. “Trato de poner un poco de mi en cada cosa”, concluye Romina.

Para ver su trabajo con los candy bar ingresa aquí.

Continuar leyendo

Sociedad Relatos de Vida

La fantástica historia de “Algodones de Azúcar Raulito”, un clásico sanjuanino.

Publicado

En

Ahora San Juan ahondó en la historia de un clásico de la provincia: “Algodones de Azúcar Raulito”. Gladys, la mujer pilar de la familia, junto a su esposo Raúl Rodriguez, contó la historia de este proyecto que inició en 1989 y ya involucra a tres generaciones.

Muchos aspectos a lo largo de la historia de la familia de los Rodriguez han hecho que “Algodones de Azucar Raulito” se conviertan en los preferidos del paladar de sanjuaninos/as y que también ingresen a sus corazones. Gladys resume de modo muy preciso sus inicios.

Todo inició cuando en 1989 la familia se muda a la vecina provincia de Mendoza para darle un modo de vida mejor a su familia, en aquel entonces compuesta por Gladys, Raúl y tres niños pequeños (hoy son Gladys, Raul, Darío, Sandra, Marina, Luis, Melina y Gabriela, más nietos). Allí se alojaron en la casa de la hermana de Raúl. Su cuñado ya se dedicaba a la venta de algodones de azúcar de modo callejero, así que la familia empezó este emprendimiento y el sueño de comprar su propia máquina.

Con mucho “trabajo y esmero” lograron conseguir una casita propia en Mendoza. En ese momento se enfocaron en lograr adquirir su propia fábrica de algodones de azúcar. “En aquel momento era muy difícil. Trabajamos en la venta callejera por ocho años en Mendoza”.

Luego de aquella época decidieron volver a “nuestro querido San Juan”, en palabras de la mujer. “Fue muy difícil, empezar todo de nuevo (…) sobre todo por el modo de comercialización que se usaba en la provincia para los algodones”. A mediados de lso 90′ era muy común que durante las siestas sanjuaninas pasara alguna carreta que ofreciera el trueque de “algodones de azúcar por botellas para salsa”.

“Trajimos un producto mejorado. Lo hacemos con mucha responsabilidad e higiene, porque lo compran los papás para sus chicos y tiene que ser un producto excelente”. Así es como la familia se puso los algodones al hombro y retornó la venta callejera, en escuelas, de a poco en eventos.

Sus incios están muy lejos de lo que hoy podemos imaginar. “Hacíamos volantes a mano, con lapicera, a puño y letra y los repartíamos en cada lugar que íbamos”. Sabor, responsabilidad y unión familiar hicieron que esto se volveria el solvento de la familia.

Recien en el 2012 Luis, uno de los hijos de Gladys y Raúl creo la fanpage “Algodones de Azúcar Raulito”. El clásico de esta red social es el sorteo mensual que realizan desde sus inicios. “Es un modo de agradecimiento a toda la gente que nos apoyó y nos sigue apoyando, para nosotros esto es muy importante”, asegura Gladys. Hoy cuentan con más de 10mil seguidores fieles que interactuan a diario y brindan su apoyo a la familia.

El 2020 y 2021 fue un periodo particularmente duro para la familia, no sólo en cuestiones económicas ya que por las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus su actividad se vio mermada. “Tuvimos que vender la movilidad, así que hay que empezar de nuevo, retomar“, dice con nostalgia la mujer.

Sin embargo, eso no fue el golpe más duro producto del coronavirus. Su hijo Luis, quien siempre decía “hay que seguir pa’ delante”, conocido en la provincia no sólo por la venta callejera sino tambíen por ser un experto en globología, contratado en muchos eventos por su arte con globos, fue víctima del coronavirus y falleció. Con voz quebrada, Gladys cita a su hijo diciendo “Hay que seguir pa’ delante”.

“No hay día que no se salga, que  mi esposo salga a la calle y escuche alguna historia de él. Mi hijo era muy conocido porque trabajaba en la venta callejera y hacía globología en eventos. Muy agradecidos de la gente que hoy nos acompaña”, asegura la madre de familia. “Hace unos días tuvimos la alegría de poder ver un mural que hicieron en la casa de mi hija en honor a los fallecidos de covid-19”.

Algodones de Azúcar Raulito involucra a tres generaciones de la familia, padres-hijos-nietos y hasta, a veces, novias de nietos. Gladys cuenta que cuando hay grandes pedidos, como para eventos o escuelas, todos se reunen y trabajan. “Cada uno tiene su labor, el que controla las cantidades, quien ata las bolcitas, quien acomoda”, cada uno con una tarea específica para garantizar la calidad del producto.

Algodones de Azúcar Raulito es un clasico de la provincia, casi tanto como la semita. Alegran eventos, cumpleaños y hasta la calle con su llegada. Grandes y pequeños disfrutan de su sabor. Su fanpage en Facebook es un claro reflejo de esto, donde siempre están dispuestos a contestar cualquier duda de manera ágil y amable.

Continuar leyendo

Sociedad Relatos de Vida

El Instituto de Innovación Educativa busca acercar la escuela al campo laboral.

Publicado

En

En el marco de las actividades desarrolladas por el Instituto de Innovación Educativa, en la sede de la Unión Industrial San Juan se desarrolló la tercera reunión con integrantes de la Mesa de la Producción, representada por la Unión Industrial, dando cumplimiento a lo pautado en la agenda de trabajo definida para identificar perfiles profesionales requeridos, lo que posibilitaría acercar la brecha que separa la escuela del campo laboral.

El Instituto de Innovación Educativa surge en el marco del Acuerdo San Juan y constituye un puente que a través de acciones interinstitucionales e interministeriales propone brindar recomendaciones que sirvan de base para ajustar diseños curriculares a partir identificar perfiles profesionales requeridos, utilizando estudios prospectivos.

El trabajo en sinergia que se lleva a cabo entre el Ministerio de Educación y la Mesa de la Producción permite la construcción de herramientas e instrumentos de análisis que potencian el desarrollo de diagnósticos precisos.

Estas acciones permiten tener una estimación sobre cuáles podrían ser los perfiles profesionales requeridos por el sector productivo. Con el objeto de validarlo desde la Unión Industrial aplicarán una encuesta de opinión consultando a los referentes de las diferentes cámaras empresariales.

Las acciones desarrolladas servirán para el diseño de políticas que den marco a innovaciones educativas como espacio crucial para anticipar respuestas a los desafíos que el desarrollo productivo de la provincia impone, generando soluciones a los temas pendientes entre educación y trabajo.

Del encuentro participaron el presidente de la Unión Industrial, Ricardo Palacios; el director vocal primero de la Unión Industrial, Daniel Cano; el secretario ejecutivo de la Unión Industrial, Ariel Zabala; el referente del Consejo Provincial de Educación Técnica, Trabajo y Producción, Paolo Landini; el referente de la Delegación INET San Juan, Gaspar Gil; y la directora técnico pedagógica del Ministerio de Educación, Ana Carolina Rodríguez (referente del Instituto de Innovación Educativa).

/SiSanJuan

Continuar leyendo

Continuar leyendo