fbpx
Conéctate con nosotros

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Hallazgo arqueológico prueba que el cannabis era un alimento básico en la China antigua.

Publicado

En

En la tumba de un soldado de la dinastía Tang (618-907), descubierta accidentalmente en el centro de China, se encontraron restos de cannabis. Este acontecimiento confirmó que la planta constituía una de las bases de la alimentación de la población en esa época.

El hallazgo, que publica este miércoles el diario South China Morning Post, prueba que durante ese periodo de máximo auge de la civilización china el cannabis no solo se usaba con fines estimulantes, medicinales y textiles, sino también nutricionales.

La tumba, perteneciente al capitán de caballería Guo Xing, fue localizada en 2019 durante unas obras en el patio de una escuela primaria de Taiyuan, capital de la provincia central de Shanxi, y al haber estado oculta 1.320 años, apareció perfectamente conservada y con pinturas murales, objetos y artefactos intactos.

En una de las vasijas con alimentos básicos de la época se encontraron restos de cannabis, incluyendo algunas semillas que aún mostraban su color original y un tamaño casi el doble de lo habitual.

Los investigadores creen que se trata de Cannabis sativa, una variedad originaria de Asia central con menor concentración de la sustancia psicotrópica tetrahidrocannabinol (THC) que la que tiene la marihuana moderna.

El cannabis estaba almacenado en una vasija depositada en el ataúd junto con otros granos básicos como el mijo. Es obvio que los descendientes de Guo Xing enterraron el cannabis porque era un alimento importante“, explicó Jin Guiyun, profesora de Historia de la Universidad de Shandong y autora del artículo científico en el que se expone el hallazgo.

Según Jin y el resto de los académicos responsables de la investigación, el cannabis “fue enterrado como comida para el festín y la buena salud” del soldado en el más allá, y la planta podría haber tenido durante el poderoso imperio Tang más importancia que el arroz, del que no había trazas en la tumba.

Desde los años 80, los arqueólogos chinos han identificado restos de cannabis en tumbas por todo el país, algunas con más de 6.600 años de antigüedad, pero consideraban que se empleaba solo con fines rituales para provocar alucinaciones en celebraciones religiosas.

Aunque numerosos textos históricos sugerían que esta planta podría haber sido una importante fuente de alimentación, existía muy poca evidencia arqueológica que respaldara esta teoría, señala el South China Morning Post.

La presencia de semillas en la tumba confirma asimismo que el cannabis se utilizaba para otros fines además del alimenticio. De hecho, los investigadores destacaron que las cáscaras de las semillas, que contienen niveles más altos de THC, no habían sido eliminadas, lo que puede deberse a que protegían la semilla del moho y prolongaban su conservación, pero también al consumo de la cáscara “con propósitos religiosos y médicos“, indica el artículo.

Marihuana en la China actual.

El cultivo de cannabis está penado actualmente en China, donde la marihuana está prohibida desde los años 50 y el tráfico de drogas puede acarrear incluso la pena de muerte.

En los últimos años el Gobierno chino ha permitido la plantación de variedades “seguras” de cannabis con bajos niveles de THC pero elevados de cannabidiol, un compuesto que no genera adicción pero tiene efectos sedantes.

Más extendido está el cultivo del cáñamo para fines textiles, con un incremento notable de las áreas de plantación en el último año, que a finales de 2019 alcanzaban las 24.400 hectáreas, según las últimas cifras oficiales disponibles. 

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Charla-debate en la FACSO: el fenómeno de las “fake news”.

Publicado

En

Este próximo jueves , 6 de octubre, por la mañana, en el salón de posgrado de la Facultad de Ciencias Sociales se brindará un conversatorio acerca de las tendencias del la industria del medio y las “fake news” enmarcado en un proyecto educativo que por primera vez se presenta en nuestra provincia desde una agencia de comunicación internacional.

Las noticias falsas no son un fenómeno nuevo, pero sí lo es la amplitud con que pueden reproducirse en las redes sociales y en los diferentes medios de comunicación. Cuando hoy, en varios idiomas, se habla de “fake news”, se da cuenta de ese fenómeno. La pérdida de centralidad de la fuente y la posibilidad de “viralización”, disminuyen a menudo el interés por la veracidad de la noticia y las capacidades críticas de lectura para identificar lo falso. En la medida en que grandes proporciones de la población se informan en las redes, estas cuestiones tienen consecuencias muy directas, como se vio en varios sucesos recientes.

Desde nuestro medio, Ahora San Juan en conjunto con el proyecto educativo SputnikPro de la agencia de noticias Sputnik en el que participan expertos de más de 80 países, la Fundación Ideas para Promover Equidad, el centro de estudiantes IDEAS y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) realizaremos un conversatorio con un profesional, periodista y Director del buró regional de la Agencia Internacional de Noticias y Radio Sputnik en Montevideo, Uruguay, Oleg Vyazmitinov, buscando poner en dialogo diferentes miradas. Es la primera vez que se realiza un conversatorio por parte de esta prestigiosa agencia de noticias internacional, Sputnik.

Completá haciendo click aquí el formulario de Preinscripción donde está enlace vía Zoom

La charla-debate se realizará el 6 de Octubre desde las 10:00hs (estrictamente puntual) y tiene como destinatarios/as a estudiantes de carreras afines a las Ciencias de la Comunicación, a quienes desarrollen tareas en distintos medios de comunicación de nuestra provincia, agentes de prensa de los organismos del Estado provincial, agencias de noticias privadas, que pueden aportar desde sus conocimientos y experiencias y saberes de la profesión y al público en general.

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

El investigador sueco Svante Pääbo ganó el Nobel de Medicina 2022.

Publicado

En

El investigador sueco Svante Pääbo fue distinguido con el premio Nobel de Medicina y Fisiología 2022 por haber logrado la secuenciación genómica del hombre de Neandertal -un pariente extinto de los humanos actuales- a partir de lo cual se creó una nueva disciplina científica, la paleogenómica, anunció este lunes el Instituto Karolinska de Suecia.

“A través de su investigación pionera, Pääbo logró algo aparentemente imposible: secuenciar el genoma del neandertal, un pariente extinto de los humanos actuales”, se informó en la página oficial del Nobel.

El investigador también descubrió un homínido previamente desconocido, Denisova, y logró dilucidar que se había producido “una transferencia de genes de estos homínidos ahora extintos al Homo sapiens tras la migración fuera de África hace unos 70.000 años”.

Desde la organización de los Premio Nobel explicaron que “este antiguo flujo de genes a los humanos actuales tiene relevancia fisiológica hoy en día, por ejemplo, afectando la forma en que nuestro sistema inmunológico reacciona a las infecciones”.

La investigación fundamental de Pääbo dio lugar a una disciplina científica completamente nueva: la paleogenómica.

“Al revelar las diferencias genéticas que distinguen a todos los humanos vivos de los homínidos extintos, sus descubrimientos proporcionan la base para explorar lo que nos hace únicamente humanos”, explicaron.

El año pasado, el galardón fue para los investigadores David Julius y Ardem Patapoutian, los descubridores de los receptores celulares que los humanos usan para sentir la temperatura y el tacto.

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Descubren por qué los protocontinentes desaparecieron de la faz de la Tierra.

Publicado

En

Científicos chinos han resuelto el misterio de la desaparición de los antiguos protocontinentes de la Tierra, según explican en una investigación publicada por la revista científica ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

Investigadores de la Universidad de Ciencias de la Tierra, ubicada en Wuhan (China), han creado un modelo informático basado en investigaciones anteriores para tratar de averiguar qué pasó con las primeras masas continentales de la Tierra y por qué no quedan rocas de ellas.

Las pruebas científicas sugieren que la Tierra se formó aproximadamente hace 4.000 de millones de años. En los primeros mil millones y medio aparecieron los océanos, la atmósfera y los protocontinentes, aunque apenas hay material de este periodo, solo rocas de menos de 3.800 millones de años. 

Se han encontrado cristales de circón, minerales extremadamente duros que los geólogos llaman “cápsulas del tiempo”, que datan de entre 4.000 y 4.400 millones de años. Y aunque los científicos utilizan la composición química de los circones para tratar de entender lo que ocurrió en la Tierra en una etapa temprana de la evolución, esto no es suficiente.

Por ello, los científicos chinos recurrieron a los modelos informáticos, que han revelado que el flujo de calor interno de la Tierra antes del comienzo de la era Arcaica
era varias veces mayor que el actual, de tal forma que los inestables primeros continentes se separaban, fundiéndose en parte y hundiéndose de nuevo en el manto.

Poco a poco, bajo los protocontinentes se formaron las “raíces” de los futuros cratones, formados por bloques de corteza parcialmente hundidos y sumergidos en el manto enfriado y deshidratado, de 35 a 45 kilómetros de espesor. Su disposición es muy compleja en comparación con la litosfera habitual. 

Según los científicos chinos, se necesitaron unos mil millones de años para que los cratones se endurecieran y se formara sobre ellos una corteza continental normal. Finalmente se llegó a la conclusión de que la antigua corteza y los protocontinentes se hundieron en el manto y se reconvirtieron allí en macizos de granito, los cimientos de los continentes modernos.

Continuar leyendo

Continuar leyendo