fbpx
Conéctate con nosotros

Cultura Tendencias

Los libros para las infancias que recomiendan las especialistas.

Publicado

En

Siete especialistas en literatura infantil y juvenil (LIJ), que recomiendan libros para las infancias en las redes sociales, seleccionaron sus favoritos para compartir en el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor.

Hay libros para primera infancia, de 0 a 3 años, de hojas duras y puntas redondeadas para poder manipular con manos pequeñas; libros más extensos para que un adulto lea y acompañe; libros en imprenta mayúscula para quienes están aprendiendo a leer solos. Libros álbum con ilustraciones encantadoras. Historias largas e interesantes para lectores y lectoras autónomas. De amor, de misterio con algo de terror, y sagas para acompañar a los personajes a través de diferentes aventuras. Y también clásicos reversionados de mil formas diferentes.

Desde Infancias Lectoras, Magalí Jardón cuenta el motivo de sus elecciones. “Puse especial atención en la estética literaria de las ilustraciones, el texto, el diseño y la edición. Los cinco libros que recomiendo son frescos e inteligentes, además de producción local con alcance internacional”. Y aquí van:

  1.  ¡Ñam¡ nos presenta la cadena alimentaria, desde la oruga hasta los besos de mamá. Un libro tierno e inteligente, dentro de una colección pensada para bebés. Con un diseño muy acertado, las hojas en cartoné son perforadas gracias a lo cual se puede ver en forma acumulativa los animales a medida que se comen unos a otros. La onomatopeya ¡Ñam! se reitera, fomentando la anticipación a través de la reiteración. Ñam de Canizales. Pequeño editor. Colección Los duraznos.
  2. Los animales por dentro como siempre supiste que son y nadie se animó a mostrártelos, de Nadia Batalla. Cada uno de los diez animales se presentan en dos páginas: de un lado aparece ilustración e información fidedigna, el elefante por ejemplo: “Es el único mamífero que no puede saltar”. En la otra página diversos objetos integran la anatomía interna de cada animal, perfectamente numerado y referenciado, aunque no por eso menos disparatado. El uso de las distintas tipografías y el contraste de las ilustraciones convierten a este libro en un animalario muy original. La marca editora.
  3. Así es mi mamá, un libro de Gabriela Burin publicado recientemente en Argentina por Fondo de Cultura Económica. Con ternura y humor rompe los estereotipos de la maternidad edulcorada. La voz narrativa de la niña llena de amor, y por momentos con cierta perplejidad, nos muestra lo grandiosa que es su mamá.
  4. La mosca, de Gusti. Un libro álbum para leer y mirar una y otra vez. Todo estaba planeado para un día perfecto en la vida de Mosca, sin embargo lo inesperado ocurre y el día se nubla. La sorpresa irrumpe cuando las/os lectoras/es se ven obligados a resignificar el lugar donde la mosca se encuentra. Lo cierto es que los indicios gráficos estuvieron siempre allí (azulejos, envases de perfumería, agua) y sin embargo no dejamos de sorprendernos del divertido y escatológico final. Editado por Calibroscopio.
  5. Pubertad en marcha, un libro informativo recientemente publicado en la colección Sin vueltas de Iamiqué. Realizado por tres profesionales jóvenes comprometidas con la ESI, despeja dudas, temores e interrogantes y ayuda a las y los púberes a entender un poco más lo que les está pasando. 

Sol Rosales de Pequeña tienda de libros

  1. Historia de un amor exagerado, de Graciela Montes.
    “Graciela Montes es de mis autoras argentinas favoritas. Sus libros de cuentos acompañan a las infancias desde hace décadas”, cuenta Rosales desde Pequeña Tienda de Libros que se especializa en libros álbum. Historia de un amor exagerado habla del amor de un niño hacia una niña con quién se hace amigo pero también habla de distancias, de migrantes, de cultural diferentes,  de ser distinto del otro pero también ser todxs iguales. Es una historia dulce y encantadora.
  2. Dailan Kifki, de María Elena Walsh.
    ¿Qué decir de este libro maravilloso en donde una niña vive junto a su familia las aventuras que conlleva tener a un elefante de mascota? Una historia desopilante y tierna en donde Maria Elena vuelve a poner el absurdo de protagonista y que además de hablar de amor y empatía nos dejó frases como ¡¡¡Estamos fritos!!!
    “Soy fanática de leer todas las versiones posibles de Caperucita roja. Porque es un clásico que marca los inicios de la literatura para las infancias pero también porque es versátil y tiene miles de versiones que van poniendo a los protagonistas en diferentes roles”, cuenta Sol Rosales y ya da ganas de abrir las páginas de algunas de sus recomendaciones.
  3. Lobo rojo y caperucita feroz es una versión de la genial Elsa Bornemann. 
    Una historia pícara y divertida que parodia las primeras versiones intercambiando los roles de los protagonistas y creando un cuento disparatado.

“De autores extranjero me encantan las historias de Roal Dahl o Dr. Seuss. Ambos escribieron libros que se llevaron en diferentes ocasiones al cine. Mis preferidos de cada uno: Super Zorro y James y el durazno gigante, de Dahl, y Horton escucha a quien, de Dr. Seuss”, dice.
“En materia de libros álbumes hay un centenar porque ya son un clásico hoy en las editoriales de libros para niñxs. Puedo elegir entre ellos Donde viven los monstruos (precioso) o cualquiera de Albertine y Germano Zullo o de Oliver Jeffers. Todos bellísimos, con historias conmovedoras,  empáticas y tiernas”, recomienda la experta.

Gretel Nájera de Pantuflas Libros

Para la primerísima infancia (0 a 3 años) recomiendo siempre la colección Charitos de Ojoreja; la colección Chiquitines de Editorial Periplo; y la colección Nube de algodón de Gerbera. Son libros acartonados, de puntas redondeadas, ideales para que sean manipulados por manos pequeñitas y tienen un gran valor literario y estético.

Para lectores que ya quieren leer libros un poco más extensos, un clásico que me encanta es A qué sabe la luna, editado por Kalandraka; Perdido y encontrado, de Oliver Jeffers y Osos, de Sean Taylor y Emily Hughes. Son esos libros que creo que tienen que estar en las bibliotecas.

Cuando empiezan a querer leer solos la imprenta mayúscula ayuda mucho y en ese caso hay varias colecciones que están buenas. Una es Pequeletra, de Edelvives, con títulos como Cereza y Kiwi o La bufanda roja. También la colección Luna de Azafrán, de Del Naranjo tiene muchos títulos lindos como La chivita, de reciente aparición, o el ya clásico Lobo está.

Para lectores autónomos, la colección de Las Súper 8, de Editorial Ralenti es un exitazo y la reciente edición de Duomo del clásico Anne es muy linda también.

Emilia Daru de Mamá con cuentos

También recomendó Las Súper 8, la trilogía de Melina Pogorelsky, para chicos y chicas a partir de los 8 años que quieren dar sus primeros pasos en sagas. “Unas vacaciones, unas amigas y un misterio por resolver en cada uno de los libros”, entusiasma Daru.

Otras de sus recomendaciones:

  1. Días de sol y días de lluvia. Dos libros de cartoné para primera infancia. Los días de sol y los días de lluvia pueden tener cosas maravillosas, no importa en qué estación del año te encuentres, siempre hay algo para hacer y descubrir afuera o adentro de casa. Editorial Gerbera.
  2. Aquí estamos. Un álbum maravilloso de Oliver Jeffers donde le habla a su hijo sobre el mundo en que vivimos. Una especie de “manual para la vida” para amar y respetar todo y a todos los que nos rodean. Fondo de cultura económica.
  3. Sucedió en colores. Para introducirse en la poética de Liliana Bodoc. Un libro de cuentos, en cada cuento se crea un universo alrededor de un color. Personajes, objetos y situaciones se relacionan con ese tono. Alfaguara.
  4. A Frida le gusta su tierra. Un cuento para conocer a Frida Kahlo. La historia de la artista mexicana sin golpes bajos, enfocada en los hechos que la hicieron ser artista y la historia detrás de algunas de sus obras más representativas. Una de las joyas de Editorial Arte a Babor. 

Karina Skidelsky de Quiero Libros

Para niños y niñas de 1 año en adelante

  1. Esto no es un círculo de la autora integral Nella Gaticca, editado por Gerbera. Un libro de cartoné para los más chiquitos de la casa, para jugar con las onomatopeyas.

Para lectores y lectoras desde los 5 años

  1. Un pueblo sequito de Diego Javier Rojas, editado por Riderchail. Un abuelo un poco distraído hace flor de lío en su pueblo un día que, sin querer, deja abierta la llave del agua… ¿Para qué se había puesto una cintita atada al dedo? Un cuento super tierno, con la dulzura a la que nos tiene acostumbrados Rojas. Unas ilustraciones que parecen fotografías y te transportan a ese pueblito.
  2. Lo que pasó anoche de Jo Rivadulla y editado por AZ. Un cuento super divertido, con increíbles ilustraciones. Un nene que nos invita a viajar a mundos fantásticos fruto de su imaginación. ¿Qué tan creativos o creativas son a la hora de inventarle alguna excusa a la maestra, a su familia? Este libro cuenta con un plus, un código QR, que al escanearlo te permite escuchar la historia.

Para lectoras y lectores desde 7 años

  1. Mahtama Gandhi. ¿Se imaginan lo que haría Gandhi en este momento, donde los adultos no se ponen de acuerdo? ¿Saben que desde chico él soñó con lo que sería de grande? Con un texto en rima y bellísimas ilustraciones, este libro invita a descubrir a un gran personaje de la historia contemporánea. Esta biografía de “Mahatma Gandhi”, forma parte de una colección que incentiva a los chicos a creer en sí mismos y soñar en grande. Incluye una sección de datos y fotos.

Para jóvenes lectores desde los 8 años

  1. Un hobby siniestro de Fernando de Vedia. Editado por Planeta lector. Francisco y Lucia son dos hermanos que viven Villa Coyoi, un pueblo donde nunca pasaba nada. Pero un día, empiezan a suceder cosas extrañas que involucran a unos vecinos. Los hermanos deciden convertirse en detectives e investigar lo que sucede en su pueblo. Un libro de misterio, suspenso y un poco de terror.

Bárbara Bonacin de Abrazando cuentos

  1. Las jirafas no pueden bailar (a partir de los 2 años).
    Todos los años, en África, se celebra el “Baile de la selva” y a los animales les encanta bailar y hacer piruetas. Chufa, quiere participar en ese famoso baile, pero como todo el mundo sabe, ¡las jirafas no pueden bailar! ¿O sí? Una historia tierna en un fabuloso álbum desplegable y pop up. Un cuento que habla de diversidad, que permite entender que es importante intentarlo, que es importante descubrir las potencialidades que tenemos y  confiar en nosotros mismos.
  2. El árbol de la amistad (a partir de los 4)
    La amistad es como un árbol mágico y precioso que sólo crece si se riega con cariño y amabilidad hacia los otros. Las palabras feas que nos decimos cuando estamos enojados nos separan. Un precioso álbum troquelado que permite unir las palabras al dibujo.
  3. Así es mi corazón (a partir de los 4)
    Un precioso álbum homenaje a las emociones y los sentimientos de los niños, para que los reconozcan en todas sus formas y en todos sus colores: alegría, tristeza, calma, enfado, miedo…: «Mi corazón es como una casita. Dentro pasan muchas cosas… ¡y están todas revueltas! Hay risas ruidosas y días con lluvia, enfados grandotes y ganas de saltar en un pie. Hoy voy a abrir la puerta de mi corazón para invitarte a pasar».
  4. De mayor quiero ser feliz (a partir de los 5)
    Este libro reúne seis entrañables cuentos que ayudan a que los niños aprendan a ser felices desde pequeños. Temas tan importantes como el poder de las palabras, el valor de las cosas, la actitud frente a los otros, la confianza en uno mismo, la autoestima y la gestión de la frustración, explicados de forma amena y comprensible para todos. Pequeñas historias que ayudan a crear un ambiente positivo en casa y a prepararlos para el futuro.
  5. Los estrambóticos (a partir de los 8)
    Ángel tiene dos pasiones: cocinar y razonar. Mei Ling adora dibujar y crear historietas. Algunos los consideran raros. Ellos tienen cosas más importantes que atender. Por ejemplo, encontrar al misterioso hombre que robó el clarinete de su amiga Dina. Entre recetas de cocina y superhéroes, Ángel y Mei enfrentan un caso con condimentos inesperados que pone a prueba su amistad.

Agustina Ferraro de Antina Libros

A partir de los 3 años

  1. Turi, la araña Un cuento escrito en forma de rima, que narra las aventuras de una simpática araña y su hermana. La narración estimula la comprensión fonética de la letra “Ñ”. Está escrito en imprenta mayúscula.
  2. El secreto de las plazas Un cuento que narra, desde el punto de vista de los chicos y chicas, qué les pasó durante la pandemia y qué pasó en las plazas. Viene con un apartado para adultos explicando cómo surgió el virus y que sucedió en el mundo. Como dato adicional los chicos y chicas pueden elegir los nombres de los personajes lo que hace que se involucren aún más en la lectura. Está escrito en imprenta mayúscula. Ambos libros están escritos por Agustina Belmonte.

A partir de 4 años

  1. Los tres cerditos… y el lobo Una nueva versión de este clásico en donde el lobo y los tres cerditos van a ir hasta la Agencia Internacional de Cuentos Tradicionales para disputarse el título de esta historia. Editado por Riderchail- Ediciones Literarias y escrito en letra de imprenta mayúscula.

A partir de 5 años

  1. La mejor foto, de Liliana Cinetto. ¿Puede un rasgo físico determinar nuestra identidad? Esta es la historia de cuatro chicos que nos enseñan que en el mundo hay lugar para todos sin importar cómo somos.

A partir de 6 años

La saga de Milagros Moran, de Laura Jozami. Milagros Moran es una niña de nueve años que está a punto de descubrir una verdad que cambiará su vida para siempre. Llegará a un nuevo mundo en donde enfrentará grandes peligros, encontrará verdaderos amigos y descubrirá los secretos de su propia magia.

Por el momento están publicados los primeros tres libros de esta saga Milagros Moran y el cofre de los secretosMilagros Moran y la luna encantada, y Milagros Moran y el canto del Ruiseñor. A medida que avanzan los libros aumentan las aventuras, el misterio y la magia.

Fuente: Ministerio de Cultura de la Nación.

Cultura Cosas Nuestras

Especial cuartetero, segunda parte con César Grande de Chipote: “Perdura en el tiempo por la alegría que tienen sus notas musicales”.

Publicado

En

En este especial cuartetero, y en continuidad a la entrevista realizada con Chébere, Ahora San Juan conversó con César Grande de Chipote, cantante fundador y propietario de un grupo que se inspiró en el trabajo generacional hecho por bandas como Chébere o Tru-la-lá. Los Chipoteros del 2000, le dieron vida a una nueva bisagra entre esa etapa, y un nuevo estilo más bailable todavía. Uno más activo, inquieto, con muchas ganas de interactuar con el público y que sumó frescura al ambiente musical cordobés. Luego de haber formado parte de Track 1 (posterior Mega Track) y de haber participado en otras bandas reconocidas, hizo posible su sueño de pisar shows propios. En la actualidad Chipote ya cumplió 16 años de trayectoria, y fue una de las bandas más exitosas en su momento, que sonó fuerte en muchos hogares. Hoy, continúa redoblando sus apuestas estando presente en diferentes eventos con dos voces nuevas, Johnny y Axel, donde dan lo mejor de sí. Como este 30/01, que marcará asistencia en el Cosquín Cuarteto 2023. Otro dato que dejó, es que pronto sumarán nuevos vocalistas. “Algo muy lindo es ver a la gente cantar tus letras o bailar tus canciones, que un chico te vea como referente, que te pidan subir a cantar. Compartir y dejar que todos disfruten también, interactuar con la gente“, reveló.

En esta segunda parte, nuestro entrevistado compartió su experiencia, recuerdos, historia y lo que significa su grupo para él:Al definir a Chipote tengo que ponerme sentimental, nuestra propuesta desde un princípio fue generar alegría. Decidimos que los cantantes sean chicos jóvenes, que no estuvieran enviciados por querer copiar a un cantante del momento, queríamos que no se parecieran a nadie. Se partió de que tuvieran ganas y alegría por transmitir. Creíamos que era el momento para inyectar frescura con caras nuevas a la música de Córdoba y de ahí nace nuestra banda“.

Para los sanjuas alegó: “Visitamos San Juan en varias ocasiones, recuerdo que en las primeras éramos una banda muy jóven, tratábamos de mostrar lo nuestro. A lo largo del tiempo fuimos ganando un poco de espacio, aunque no al nivel de grandes referentes del cuarteto que están más fuertes en esta provincia. San Juan es muy especial, no tuvimos la suerte de tocar mucho, pero sí se que otras bandas lo hacen más seguido. Cuando fuimos la pasamos muy bien, tengo amigos sanjuaninos que nos escriben, nos piden canciones en las radios, locutores y productores que difunden nuestra música”. A lo que sumó: “Hay que reconocer a los exponentes cuarteteros de San Juan, que tienen un gran futuro haciendo nuestra música desde su provincia”.

El cuarteto me elije a mí por una cuestión de casualidades musicales y de amistades. Hasta el 2000 aproximadamente, fui un bailarín más de la provincia de Córdoba, disfrutaba de ir a ver a los grandes grupos de ese momento. Y con el tiempo me encontré con un gran amigo que me propuso formar parte de una banda, acepté y es por eso que elegí desenvolverme en este género musical“, comenzó narrando César, quien se emocionó al recordar su camino recorrido. En cuanto a sus fuentes referenciales personales, habló desde lo que a él le atañe más específicamente, que es la animación y locución:Es en lo que me desarrollé dentro de las bandas, sumado a mis funciones como percusionista. En este sentido, mi gran referente fue Pato Lugones, fundador y propietario de Chébere, así como también, su polo opuesto Manolo Cánovas de Tru-La-Lá. Con ellos, armé un estilo y traté de desarrollar mi manera de hacer la locución, cambiando un poco lo que se venía haciendo desde años atrás“.

Y como referentes del cuarteto a lo largo de la historia, advirtió que es necesario hablar de sus creadores, La Leo. En este caso, César adhiere a que de allí partió todo. Cada una de las bandas hicieron y hacen cada vez más hincapié en tener el tunga-tunga, brindado por el piano de Leonor Marzano, que como bien sabemos, sumado al bajo y acordeón fueron la base de nuestro género musical, resaltó. Desde allí, aclaró, que se desencadenaron ciertas corrientes musicales que van desde lo tradicional, hasta la incorporación de varios otros instrumentos percutivos y de viento a las bandas. “Se pasó de ser cuatro integrantes, a conformar bandas de 16, 17 y hoy hasta de 18 o 20 músicos arriba del escenario. En Córdoba, Chébere y Tru-la-lá fueron una gran influencia, que marcaron un estilo. Así como también luego, La Mona, el referente de nuestra música cuartetera”.

En el 2002, nuestro entrevistado fue convocado a la banda en la que arrancó y comenzó a hacer algo diferente, “interactuando más con la gente y moviéndome más, sin quedarme quieto. Utilicé un vocabulario acorde a lo que los jóvenes de ese momento utilizaban en los barrios y demás“, comentó.

¿Cómo fue que el espíritu del cuartetazo te enamoró?, preguntamos para César, que con amabilidad mostró predisposición, respondiendo desde el amor y la nostalgia que este ritmo le significa.

-“Creo que uno da su puntapié inicial cuando pisa por primera vez un baile, y ahí es donde te atrapa nuestra música. Al punto de que algunos desde ahí decidimos formar parte o participar de alguna banda, o hacer a futuro lo que vimos arriba del escenario. En 2001/2002 debutamos, gracias a un gran amigo, Hugo Dante Merlo, que fue corista de La Mona Jiménez. Después de haber vuelto de Europa, donde estudió danza, y también cuando yo volvía de EEUU; nos encontramos en Córdoba y me propuso participar de un proyecto. Con él, junto a dos chicos más que formaban parte de la banda de la Mona, llegamos a un acuerdo donde ellos conformaron su banda: Track 1 (donde yo me inicié). Ahí comenzó esta historia, en esa gran banda, que luego se disolvió y pasó a llamarse Mega Track. Yo seguí participando igual. Tuve la suerte de que otros colegas del ambiente se fijaron en mí, pero decidí quedarme en ese lugar para formar experiencia y un estilo propio, y tratar de dejar una marca desde ese lugar“, relató.

A lo que agregó que, cuando Track 1/ Mega Track llegó a su fin (luego de varias separaciones), éste fue un momento doloroso para todos los bailarines, y englobó un quiebre que lo llevó a tomar nuevos rumbos: “Era un grupo al que se lo quería mucho. Y de allí en más tuve que buscar otras maneras de continuar vinculado a la música, hice radio en un programa reconocido de Córdoba, ‘El agite de la siesta’, hasta que comenzaron a buscarme de otras bandas y reemplazaba a sus animadores cuando ellos no podían estar. Gracias a Dios tuve la suerte de poder trabajar con casi todas las bandas número 1 de ese momento, como La Barra, Tru-la-lá, Chébere, acompañé mucho tiempo al Toro Quevedo, Sabroso, etc. Pasé por varias, lo cual me ayudó a seguir creciendo en mi carrera“.

Hasta que la vida le dio la oportunidad de salir a Chipotear: “En el 2006 recibí una propuesta musical, la cual aceptamos junto con mi socio, Elvio Arcando. Esto fue un gran desafío para nosotros, ya que había bandas número uno estaban sonando fuerte y que tenían acaparados a un gran porcentaje de bailarines. No había mucho lugar para otros proyectos. Sin embargo, lo emprendimos, y fue interesante. Un 3 de noviembre de 2006, salió a la luz y debutamos con el nombre de Chipote”.

Que te pique el bichito del cuarteto es algo hermoso, pero que se te abran puertas por el trabajo que uno hace, la constancia, y con el objetivo de dejar alguna huella, lo es mucho más“,remarcó un Grande de la música cordobesa, como lo es César.

El origen de un nombre particular y llamativo: “Tengo muchas anécdotas, pero la más importante es la de la elección del nombre. Teníamos a los músicos, los cantantes, pero a poco tiempo de debutar no sabíamos cómo llamar a la banda y ya estábamos grabando en un estudio importante de la ciudad de Córdoba. Unas horas antes, tiramos muchas propuestas. Y no se nos ocurría nada, hasta que lancé la idea de Chipote y a los demás les gustó. Queríamos que no tuviera un artículo adelante como el resto de bandas del momento, que fuera de una sola palabra. Pensamos que si el señor Roberto Gómez Bolaños de Méjico basó todos sus éxitos con las iniciales de CH, había que ir por ese lado (Chavo, Chespirito, Chapulín, Chómpiras, Chapatín, Chilindrina, etc). Y Chipote nos gustó, tenía la intención de no pasar desapercibido y que se preguntaran qué es eso. Y dió resultado“.

En cuanto a su momento más importante en lo profesional indicó: “Sin dudas éste fue la primera vez que pisé un escenario en el 2002. Luego, a través del tiempo, se generaron muchos más. Conocí gente, recibí consejos que luego me sirvieron para mi carrera. Eso es muy lindo porque hasta el día de hoy me cruzo con colegas de vasta trayectoria, y también con quienes recién comienzan, y todos tienen algo para enseñar. Esos son los momentos que más disfruto”. Agregó también como punto trascendental, para él y para Chipote, la época en que la banda comenzó a tener más difusión y alcance en el público provincial y nacional. “Subir a un escenario y que haya 5 o 6 mil personas en los mejores lugares de la ciudad no se me va a borrar de la retina y la memoria. Pensaba: tanto que la luchamos y hoy en día hay gente que viene a ver lo que en algún momento soñamos. Cuando festejamos los 10 años en Forja (un espacio grande y reconocido de Córdoba), metimos arriba de las 23 mil personas. Fue una cosa de locos”, destacó.

La relación con el público cuartetero es lo más“, dijo este chipotero que entiende que hay fans que esperan dos o tres meses para ver a su banda o solista preferido. “Eso muy respetable por quienes estamos arriba del escenario para hacerlos bailar y darlo todo”. Se genera una especie de feedback para pasarla bien, dar y recibir alegría: “El contacto con ellos, interactuar y hacerlos partícipes es lo principal. Así haya 20 o 3 mil, te genera una alegría inmensa. Ellos hacen que uno pueda hacer su arte, y pienso que se merecen nuestro respeto y que lo entreguemos todo en cada minuto del show”.

Tal como suele suceder en el cuarteto, Chipote se convirtió en la fuente del éxito de bandas actuales, como es el caso de Nicolás Sattler y Facundo Herrera, que tras 11 años de chipotear, se abrieron camino y hoy conforman a Q´Lokura. “De este grupo salieron o pasaron grandes músicos y cantantes. Por otro lado, destaco el haberme cruzado en distintas situaciones con figuras del ambiente del cuarteto, del folclore, del pop, que compartieron con nosotros escenarios, festivales grandes. Y yo me quedo siempre con esos momentos donde compartí una cena con amigos reales de la música, que por más que no nos veamos seguido, después de mucho tiempo uno puede estrechar un abrazo, esos son los momentos más lindos“, indicó César al respecto.

Imagen actual de Chipote

El cuarteto como género, se sabe que atravesó por altos y bajos, aunque nuestro entrevistado dejó su visión respecto al tema. “No se puede discutir que desde sus comienzos con la Leo nunca paró, siempre tuvo vigencia. Gracias a Dios se hicieron bien las cosas con diferentes bandas que trascendieron la frontera de Córdoba, visitaron diferentes localidades nacionales y dejaron su semilla para que el resto de las bandas podamos viajar también a los 4 puntos cardinales“, indicó antes de afirmar que hubo referentes como La Mona que llevaron el cuarteto hacia la totalidad de Argentina. “Pienso que perdura en el tiempo debido a la alegría que tienen sus notas musicales, los arreglos, en cómo lo transmiten los cantantes, tiene que ver con las letras de los autores que son para divertirse, como también las hay con un trasfondo de actualidad, de vidas reales. Y todo eso hace que continúe, que llame la atención, y que todo el mundo con el tunga-tunga mueva los pies“.

La actualidad y las novedades que presenta el genero que nació con Leo, creció con grupos como Chébere, marcó su sello con Jiménez, se nacionalizó con Rodrigo, y que se reinventó con grupos como Chipote: Con el transcurso del tiempo, las bandas legendarias se mantienen, y después están las que van surgiendo. Ahora los chicos de La Konga tienen un éxito tremendo y van trascendiendo más allá de nuestra provincia. Pero cabe remarcar que para ellos fue duro pisar fuerte en Córdoba. Hoy alcanzaron el gran triunfo que bien merecido lo tienen. También hay que resaltar los avances de bandas establecidas como La Barra y La Mona que ya visitaron España, y estoy más que seguro que nuestro cuarteto llegará a más países”.

Cuarteto de exportación: La Barra en Mallorca, España (extraído del canal de yutube de Argentinos en Mallorca).

Y añadió: “Al cuarteto hoy lo veo muy fuerte, creciendo día a día, surgiendo bandas permanentemente en todos lados, eso quiere decir que nuestra música va a perdurar en el tiempo. Hay muchas que hacen muy buen cuarteto, en San Juan, Catamarca, La Rioja, San Luis, Buenos Aires, Jujuy, en el sur donde se hace un cuarteto como los de antes, etc“.

“No se va” de La Konga, con Pablo Tamagnini como vocalista, quien se inició por el año 2003 cuando salió en segundo lugar del reality musical Operación Triunfo. Y que en 2005 sacó el disco solista “Custodio de este amor”, en 2011 “Hoy”, y que finalmente  pasó a integrar el trío musical La K´onga (junto a Nelson Aguirre y Diego Granadé). La banda en 2022 cumplió 20 años desde sus comienzos. La canción “La cabaña” los puso en la mira de todos los medios nacionales y es una de las razones de su consolidación en el mundo del cuarteto.
Tamagnini junto a su hija Mara, quien también está dando sus primeros pasos en el rubro.

Lo que más me gusta del cuarteto hoy es que incorporó a la mujer, comentó César para cerrar su concepto actual. Y contó que le parece bien el hecho de que está jugando un rol fundamental en el cuarteto de Córdoba. Como es el caso de nuestra próxima entrevistada, Vanessa Velázquez de Banda Mix. “Si bien la mujer ya venía trabajando en este género, luego la pandemia donde se nos obligó a todos a generar nuevos formatos musicales, creo que desde allí en adelante fue que las voces femeninas se arrimaron mucho más“, aseveró. Y agregó: “Se están ganando el lugar que debieron tener hace mucho tiempo. Esperemos que muchas más se sumen y hayan bandas completamente de mujeres. Porque tienen mucho para decir. Hay varias exponentes en la provincia que están aportando cada una desde su lugar lo suyo y hacen crecer al cuarteto un montón y lo celebro“.

Folclore de Córdoba: “Entiendo que nuestra música nos ha representado en todo el país. Para los cordobeses es nuestro referente cultural más fuerte, pese a los muchos estilos que pasan por acá. Los barrios están empapados del cuarteto y cada vez llega más a cada rincón de la provincia y del país. Lo tenemos como parte de nuestra tradición, aunque sé que hay leyes determinada que cumplir, esperamos que autoridades de la política trabajen en ello para que se denomine patrimonio cultural como otros estilos que ya lo son”. Para César el piano, bajo y acordeón son los instrumentos que hacen al corazón del género. “Hacen un show completo, pero nuestra música mutó, con muchos más instrumentos, algunos latinos que se incorporaron“.

Del vinilo, al cassette, al cd y finalmente a las plataformas digitales: “Festejo la manera que en el presente tenemos para difundir nuestra música, ya que del otro lado del mundo alguien va estar escuchándote y contagiando a otros a hacerlo. Me gusta lo que se genera desde el streaming, aunque también debo recalcar la negativa de que hoy se consume más rápido una canción por ejemplo. Cuando antes duraba 3 o 4 meses un tema fuerte, o se lo trabaja 1 año por todo el país, hoy en dos meses una canción pasó a ser vieja. Pero hay que acomodarse a estos tiempos, es lo que el mercado de la música mundial requiere, si no se queda completamente afuera”, así lo describió este Grande.

En retrospectiva especificó: “De antes, uno puede sentir nostálgia de cuando se llevaba un Cd propio bajo el brazo, y lo dejábamos a quienes nos invitaban o donde nos presentábamos. Así como también los amigos, los viajes, anécdotas internas y cábalas. Cosas de las que quizás las bandas nuevas no están tan empapadas“.

Para acercarnos al cierre de esta segunda parte chipotera, César dejó algunas palabras para todos aquellos que trabajan en el rubro: “Estar arriba de un escenario haciendo lo que uno siente es un privilegio, transmitir y llevar a la gente esa sensación de nervios al verlos disfrutar de nuestra música es espectacular. Si ven que pierden eso es porque algo está sucediendo y hay que reeplantearse seguir. Por mi parte, pienso que cada show es una alegría, emoción muy grande. Ya sea en un fin de semana normal, en la presentación de un disco o en un festejo de aniversario. Cada momento es disfrutable. Es uno de los rubros donde se vive de lo que nos gusta, ojalá todos pudieran hacerlo. Siempre con amor y respeto“.

Como última info de Chipote para compartirnos, advirtió que en estos momentos tienen 16 años cumplidos en la música de Córdoba y que se mantienen arriba del escenario pese a los cambios atravesados, con integrantes que se abrieron camino, sus fundadores César y Elvio llevan la caravana chipotera a todos lados. “Contamos con una formación completamente jóven como en los primeros tiempos, y manteniendo el repertorio de los clásicos que en algún momento todos recuerdan, más obviamente lo nuevo. Incorporamos dos voces jóvenes, Axel Abdala y Jonnhy Aguirre, los cuales tienen un talento muy definido cada uno. Llegaron a la banda para afianzarse y recorrer el país“. Además, sumó que en cualquier momento presentarán una y hasta dos voces más.

Para culminar dijo: “El cuarteto nos alegra el corazón, todos en algún momento de la vida lo bailamos. Por eso sostengo el respeto por nuestros pioneros que mantienen sus shows con una trayectoria intachable. Todos somos importantes. A los sanjuaninos les digo que sigan confiando y apoyando al cuarteto. Y a quienes no fueron a un baile, vayan, porque es una experiencia muy linda. Como así también les digo que visiten a nuestra leyenda La Mona. Verlo cómo se desenvuelve en sus shows es una cosa magnífica. Espero que sigan surgiendo muchas bandas en San Juan y que sigan descolgándose para Cordoba a mostrar su arte. Los esperamos para que disfruten de nuestra música. Ya finalizando el año, les deseo unas hermosas fiestas, y que pongan el musiquero a todo lo que da con un gran cuartetazo”.

/CMTV, web, redes de Chipote.

Continuar leyendo

Cultura Espectáculos

Acroestudio presentará su función de fin de año en la Sala Auditórium del TB.

Publicado

En

Es una nueva propuesta de ACRO Estudio gimnasio aéreo, con dirección artística y coreográfica a cargo de Daniela Bazán Flitt.

“Vagary” se presentará en la Sala Auditórium del Teatro del Bicentenario en tres funciones: el próximo lunes 19 de diciembre, 21hs y 22:45hs y martes 20 de diciembre a las 21:30hs.

Las entradas tendrán un valor de $1500, y podrán adquirirse en Boletería del TB de lunes a viernes de 9 30 a 14hs, de 16 a 20hs y los sábados de 10 a 13:30 hs, o a través de TuEntrada.com.

Continuar leyendo

Cultura Cosas Nuestras

El Museo de la HistoriaUrbana Sanjuanino quedó abierto al público.

Publicado

En

El Museo de la Historia Urbana tiene como misión difundir y producir conocimiento sobre la historia, la memoria, la vida urbana y los habitantes de la Ciudad de San Juan en un espacio de encuentro, aprendizaje y disfrute, que estimule la participación activa de la comunidad en el desarrollo de sus fines, sus actividades y sus prácticas. Como museo activo sobre un territorio, para mejorar la calidad de vida y fortalecer los lazos de la comunidad desde la afirmación de las diversidades que la integran, en un escenario público de reflexión, proyección al futuro e inclusión.

El 2 de febrero del 2009 se crea el Museo de la Memoria Urbana con el espíritu de no perder la memoria de lo que fue y es nuestro urbanismo, valorando y rescatando a la ciudad que San Juan perdió con el terremoto de 1944.

En sus comienzos, el Museo funcionó en las instalaciones de la ex Estación San Martín. Para aquel momento ofrecía un recorrido que abarcaba a la ciudad de San Juan desde la época prehispánica hasta nuestra actualidad.

Tras el comienzo de la construcción del Teatro del Bicentenario en el predio que circundaba a la Estación San Martín, el museo debió trasladarse a una casa particular donde funcionó algunos años más hasta que finalmente, en enero de 2019, se cerró al público esperando una nueva sede.

Decálogo del proyecto.

1. Exposición como espacio público: la exposición se desarrolla en espacios amplios. Esto facilita que el visitante se conecte con la guía o cree su propio recorrido.

2. Exposición abierta en significado: la exposición describe un discurso lineal pero abierto. El visitante puede generar su propio discurso.

3. Exposición como instalación artística: exhibir el contenido de documentos históricos diversos que constituyen no solo una idea historicista sino también artística.

4. Exposición como suma de experiencias para llegar al público a un nivel sensorial, para alcanzar primero la piel, segundo la mente. – Sonido: utilizando una banda sonora para llegar a la piel del espectador. – Iluminación teatral para dramatizar. – Proyecciones audiovisuales para atraer la mirada.

6. Exposición en diversos niveles de aproximación teniendo siempre en cuenta que el más impactante debe ser las piezas en sí mismas.

7. Exposición tiene sus propias reglas, su propio espacio-temporal. Una visita a una exposición, es una visita andando durante un tiempo aproximado entre 30 a 40 minutos en el que, al final del recorrido, vive la experiencia sensorial del sismo mediante el simulador ubicado al final del recorrido.

Continuar leyendo

Continuar leyendo