fbpx
Conéctate con nosotros

Política & Economía Internacional

Ministro de Defensa ruso: un poco más del 1% está sujeto a la movilización parcial.

Publicado

En

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, se dirigió a la nación tras el anuncio del presidente Putin sobre la movilización parcial de las tropas rusas. El decreto fue firmado luego de que las regiones de Zaporiyia y Jersón, así como las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk, anunciaran un referendo sobre su adhesión a Rusia.

La movilización parcial implica el llamado a filas desde este 21 de septiembre solo a los reservistas y, ante todo, a los que hicieron servicio militar, señaló el mandatario ruso durante un mensaje a la nación. Los reservistas, remarcó, recibirán preparación militar adicional teniendo en cuenta la experiencia de la operación especial para la liberación de Donetsk y Lugansk.

Movilización parcial

Shoigú aseguró que la movilización parcial es necesaria principalmente para controlar la línea de contacto, que llega a los 1.000 km, y los territorios liberados. Agregó que serán movilizados 300.000 reservistas.

“Esto no es una cosa de una sola vez, este es un trabajo que se llevará a cabo de acuerdo a un plan”, agregó el ministro.

Los movilizados se someterán a un entrenamiento, a un reentrenamiento y solo después de eso comenzarán a realizar tareas.

Añadió que no hubo ni habrá movilización de estudiantes en las universidades bajo ninguna circunstancia. Además, los que actualmente se encuentran prestando servicio militar obligatorio no serán movilizados ni enviados a una zona de operaciones especiales.

Sobre la línea de contacto

“La línea de contacto en sí, se puede llamar tanto la línea del frente como la línea de contacto: tiene más de 1.000 kilómetros. Naturalmente, lo que está detrás y lo que está allí, a lo largo de esta línea, debe arreglarse, estos territorios tienen que ser controlados. Y claro, en primer lugar, para eso se hace este trabajo, es decir, la movilización parcial”, dijo.

Sobre la operación especial en Ucrania

El ministro afirmó que el objetivo de la operación militar se está cumpliendo. Rusia está luchando “no solo contra Ucrania y el Ejército ucraniano sino más bien contra Occidente como colectivo” y la OTAN.

“Aquí, por supuesto, no puedo dejar de enfatizar que hoy estamos en guerra no tanto con Ucrania, el Ejército ucraniano, sino con Occidente como colectivo”, dijo Shoigú en una entrevista con el canal de televisión Rossiya 24.

Ucrania se quedó sin las armas heredadas de la época soviética, por lo que muchos países europeos que también tenían armas de fabricación soviética “limpiaron todo lo que tenían, todos los almacenes y los barrieron a fondo”, entregando armas a Ucrania, afirmó el alto funcionario.

Según el ministro, más de 70 satélites militares y más de 200 satélites civiles de la OTAN se han enfocado en Rusia.

Kiev usa las armas suministradas por Occidente con mayor frecuencia para atacar hospitales y lugares de concurrencia masiva, denunció el ministro, quien a su vez hizo hincapié en la actividad de los mercenarios extranjeros que combaten en Ucrania.

/SPUTNIK/

Política & Economía San Juan

El nuevo sistema electoral sigue generando polémica en San Juan.

Publicado

En

Ayer, Juntos por el Cambio le pidió a la Corte local que suspenda el nuevo sistema electoral y declararon sus razones recibiendo el apoyo de otros sectores de la oposición. Luego de esta acción, diversos referentes del oficialismo, salieron al cruce, criticando la judicialización del Código Electoral.

El frente Juntos por el Cambio, que lidera Marcelo Orrego, presentó ayer en la Corte de Justicia una serie de planteos con el objetivo de dar de baja al nuevo Código Electoral, solicitaron que el máximo tribunal local, mientras define ese pedido, suspenda la aplicación de la norma que eliminó las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y la que fue sancionada a principio de mes, que incorporó un nuevo esquema de votación de autoridades a través de agrupaciones y subagrupaciones políticas. 

La movida que se dio a conocer ayer por parte de JxC, que recibió apoyo de otros sectores de la oposición y de miembros del frente Consenso Ischigualasto, es la concreción de lo que venían manifestando políticamente apenas se aprobó el nuevo sistema.

El intendente Fabián Martín, referente de Juntos por el Cambio dijo en la mañana de hoy en Radio Colón que “la declaración de certeza es lo que el cuerpo de abogados que lleva adelante esta causa entendió que es la mejor de las estrategias, dejando de lado el tinte político y poniendo enfásis en lo judicial, como ya lo hicieron cuando el gobierno suspendió las PASO”, recordando que ya habían judicializado una desición del gobierno anteriormente junto a otros sectores.

Cuando le preguntaron si cree que este tema le interesa a la gente, respondió “No creo que sea del interes de las personas, hay cuestiones mucho más importante que discutir. Es donde nos ha llevado el gobierno, ellos eliminaron las PASO sin consensuar y terminamos en esta ley de lemas que atrasa”.

El que también brindó su visión, de forma medida, fue el vicegobernador Roberto Gattoni en el mismo medio. El presidente de la Cámara de Diputados dijo “Nosotros políticamente cumplimos con todo lo que nos marca la Constitución. Armamos los proyectos discutidos en comisión y votados en el recinto. Ahora, si ellos creen que atenta contra las leyes, están en su derecho de ir a la Justicia y esto ya deja de ser un debate político que siempre buscamos encarar”. Por otro lado, cuando se le preguntó acerca si era un tema que le importaba a los sanjuaninos, concretamente respondió con un no. “No es un tema que le importe a la sociedad, a los sanjuaninos les importa algo que les cambie la vida como los proyectos en los que estamos trabajando”.

El asesor letrado de gobierno, Carlos Lorenzo también se expresó indicando que todavía no han sido notificados “primero tenemos que saber qué fue lo que presentaron. Luego, Fiscalía del Estado responderá”. Además, Lorenzo cuestionó la judicialización del tema y explicó que tras abrogarse la Ley 613-N, inmediatamente deja de existir cualquier tipo de prohibición sobre límites para la modificación del Código Electoral. “Somos respetuosos del derecho que tiene la oposición de recurrir a la Justicia, pero nos preocupa entrar en un espiral judicial”, agregó.

Por su parte, el legislador Andrés Chanampa, presidente del bloque Bloquista, que afirmó: “Indudablemente, la decisión de ellos es judicializar todo y la verdad no deja de llamarme la atención, ya que si esa es su postura deberían trabajar en el Poder Judicial y no donde lo hacen”.

El fiscal de Estado, Jorge Alvo, cuestionó la judicialización de JxC al indicar que “es más de lo mismo”. Esto es, que la acción opositora no ha cambiado desde la eliminación de las PASO. En el programa Demasiada Información, quien defiende los intereses de la provincia en la Justicia sostuvo que “el planteo tiene mucha semejanza con el que realizó el giojismo y que fue rechazado por la Corte”. Es decir, realizar un planteo directamente en el máximo tribunal y no en primera instancia.

Para Juan Carlos Gioja el objetivo es claro: “Es pura especulación electoral”, dijo. El diputado, que preside el bloque Lealtad Justicialista, indicó que “lo digo con total seguridad porque ellos sabían muy bien qué eliminada las PASO, no teníamos sistema electoral y esto generaba urgencia en obtener una nueva ley. Pero a pesar de esto y de que fueron invitados a participar del debate, se negaron y especularon con la judicialización para sacarle réditos electorales”. 

Continuar leyendo

Política & Economía Nacional

Presupuesto argentino para 2023: ¿es posible cumplir las metas fijadas?

Publicado

En

Del control de la inflación a la reducción del déficit fiscal, ¿logrará el Gobierno alcanzar las pautas anunciadas? La mirada de Ignacio de Mendiguren, secretario de Desarrollo Productivo y de especialistas.

Argentina atraviesa una coyuntura por demás adversa. Si a esta altura del año pasado el Gobierno preveía cerrar 2022 con una inflación del 33%, la situación internacional, las sanciones contra Rusia por el conflicto en Ucrania, con la inflación y el aumento de precios de la energía, sumado a problemas de gestión, han echado por tierra este anhelo: acumula un 56,4% en lo que va del año y las proyecciones oficiales la ubican en el 95% para diciembre.

Ante este escenario son legítimas las preguntas en torno a la factibilidad del cumplimiento de los objetivos planteados en el proyecto de presupuesto, que empezará a ser discutido en la Cámara de Diputados, con la presencia del ministro Sergio Massa y las principales figuras de su equipo.

Tras la aprobación de la segunda revisión del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) —firmado en marzo de este año para la refinanciación del préstamo de 45.000 millones de dólares, la llamada ley de leyes comenzará a ser discutida en la Cámara de Diputados.

Calmar la economía, domar la inflación

En diálogo con Sputnik, José de Mendiguren, secretario de Desarrollo Productivo de la Nación, señaló que “el desafío es estabilizar manteniendo el poder adquisitivo del salario: hacerlo a través del crecimiento, no del ajuste”. No obstante, el secretario reconoció la complejidad del objetivo: “¿Es fácil? No. ¿Se hará en el corto tiempo? Nos va a costar, pero el camino es este”, remarcó.

El esquema planteado supone el control de la inflación. El proyecto estima que esta se situará en el 60% en 2023. Sin embargo, la previsión no es unánime: “Sin un ancla que frene esta inercia, lo más probable es que la inflación del 2023 esté en torno al 100%”, dijo a Sputnik Lorenzo Sigaut Gravina, economista y director de Análisis Macroeconómico de la consultora Equilibra.

Rodrigo Álvarez —economista y director de la consultora Rodrigo Álvarez & Asociados— coincide con el diagnóstico y agrega que “va a ser muy difícil frenar esta dinámica, por la inercia y porque todavía no hay un anclaje de expectativas significativo”. En este sentido, el consultor apunta que “en un escenario optimista, el año que viene podemos tener 80% de inflación”.

El mal menor

El de la inflación no es el único apartado que siembra interrogantes entre los analistas: el Presupuesto 2023 fija una pauta de crecimiento económico del 2%, menor al 4% previsto para este año y, simultáneamente, una reducción del déficit fiscal del 2,5% actual al 1,9% del PBI. Sigaut Gravina sostiene que “el año que viene sigue el compromiso [con el FMI] de bajar el déficit. En la medida en que el Gobierno siga atado al acuerdo, va a ser difícil crecer 2%”.

Al ser consultado por la compatibilidad entre ambas metas, De Mendiguren responde que “con el único objetivo de reducir el déficit nunca se llegó a buen puerto, por eso planteamos una línea de equilibrio fiscal sin bajar salarios y con un fuerte impacto en el crecimiento y la inversión”. En este sentido, el funcionario asegura: “Queremos recuperar el nivel de actividad. No es lo mismo estabilizar como un fin en sí que estabilizar para crecer”.

En este punto, Álvarez remarca el desafío que supone la conjugación entre la meta de crecimiento, la del déficit y la del aumento de precios. De este modo, el consultor señala que “no hay atajos: el Gobierno va a tener que elegir entre tener algo de actividad económica pero más inflación, o contener la inflación, pero con un ajuste más marcado”.

Ante este escenario, en el proyecto enviado al Congreso —si bien supone una desaceleración con respecto al 2022— subyace la premisa de la prevalencia de valores positivos en áreas sensibles tales como el salario real y el consumo privado (aumentando ambos un 2%), y la inversión (subiendo un 2,9%).

De Mendiguren enmarca estos valores en una decisión de corte ideológico del equipo que integra: “Cualquier Gobierno de políticas ortodoxas estaría tratando de implementar un ajuste del salario. Por primera vez el plan de estabilización es a través de la preservación del poder adquisitivo”, sostiene.

No obstante, Sigaut Gravina introduce una nueva variable en la lectura sobre la factibilidad de este tipo de programas: “El problema del plan de estabilización es que antes hay que corregir el atraso del tipo de cambio y eso implica más inflación en el corto plazo”, indica. El consultor complejiza el análisis incorporando un ítem sensible en la economía local.

Margen de maniobra

La escasez de dólares es uno de los problemas centrales que enfrenta Argentina. La apremiante carencia de divisas en el Banco Central (BCRA) obliga a adoptar medidas de precisión quirúrgica para evitar una crisis de mayores proporciones.

Ante este panorama, cobra relevancia el valor del dólar previsto para 2023. Según el presupuesto, la moneda cotizará a $269,90 en el mercado oficial hacia diciembre del año próximo, por lo que el aumento sería del 62% anual —dado que está previsto que finalice 2022 a $166,50—. Es decir, subiría dos puntos por encima de la inflación, fijada en 60%.

Así, la divisa se fortalecería ante el aumento del nivel general de precios. Sin embargo, tampoco existe un consenso entre los analistas sobre la probabilidad de que esto ocurra.

“Hay poco espacio para que el dólar se aprecie. Creo que el Gobierno va a intentar que suba por debajo de la inflación para contener el precio de los alimentos”, apunta Álvarez.

Es que el próximo año estará signado por las elecciones presidenciales, donde el oficialismo buscará revertir el duro revés de las legislativas del 2021. En este marco es previsible que el Gobierno tienda a evitar una devaluación brusca de la moneda: “Lo que suele buscarse en la previa de las elecciones es que el dólar se mueva por debajo de la inflación para recomponer los salarios. El problema es que hay poco margen: hay pocas reservas netas”, remarca Sigaut Gravina.

La lectura del consultor se condice con el historial: la última vez que el tipo de cambio subió más que la inflación en un año electoral fue en 2009. De ahí nacen las dudas sobre si el oficialismo estará dispuesto a un ajuste en la previa de los comicios. “Creo que el Gobierno apuesta a estabilizar entre este año y el comienzo del 2023 para que la economía se recupere desde el segundo trimestre”, señala Álvarez.

Escenario abierto

A diferencia de la incertidumbre que exhiben los analistas sobre la posibilidad de cumplir con las pautas fijadas, los funcionarios del área económica se muestran seguros de las previsiones. De Mendiguren afirma que “es un presupuesto elaborado en función a la información con la que contamos hoy”.

Sin embargo, el secretario de Desarrollo Productivo es consciente de la complejidad proveniente de la coyuntura global: “Si sigue la guerra y el precio del gas pasa de ocho dólares a 80 por millón de BTU [unidad de medida del gas], no podemos preverlo ni nosotros ni la Reserva Federal de Estados Unidos. Es lo mismo que pasa en el resto de las economías del mundo”, agrega.

/SPUTNIK/

Continuar leyendo

Política & Economía Nacional

El INDEC informó que la actividad económica creció en julio 5,6% interanual.

Publicado

En

El nivel de actividad económica creció en julio 5,6% en relación a igual mes de 2021 y no mostró cambios en la comparación con junio pasado, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)

De esta manera, en los siete primeros meses del año, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) acumuló una suba del 6,4%.

Durante julio, y en relación a igual mes del año pasado, 12 de los sectores que conforman el EMAE registraron subas, entre las que se destacaron hoteles y restaurantes, con un alza del 45,7%, y explotación de minas y canteras, con el 13,6% .

La actividad de la industria manufacturera aumentó 5,6% y resultó el de mayor incidencia en la variación interanual del EMAE, seguido por comercio mayorista, minorista y reparaciones, con el 5,7%; y transporte y comunicaciones, con un incremento de 8,8% .

Estos tres sectores explicaron 2,4 puntos porcentuales del incremento interanual que registró el índice total, destacó el Indec.

Por su parte, de los tres sectores que registraron caídas en julio en la comparación interanual, el sector agricultura y ganadería, fue el de mayor incidencia debido a que se contrajo 2,7% .

Los otros dos rubros que retrocedieron fueron pesca, con una caída del 4,1%, y distribución de electricidad y agua, con una merma de 2,1%.

El proyecto de Ley de Presupuesto 2023, elevado al Congreso por el Poder Ejecutivo el jueves 15 de septiembre, estimó para el corriente año un crecimiento del PBI de 4%, y de 2% para el próximo.

La iniciativa será presentada formalmente el miércoles por el ministro de Economía, Sergio Massa, en el marco de un plenario de comisiones de la Cámara baja.

El oficialismo tiene la intención de dar sanción al proyecto antes de que finalice octubre.

La semana pasada, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, destacó el trabajo del Gobierno para sostener y aumentar los niveles de actividad y empleo, y resaltó que en el trimestre julio-septiembre sólo se abrieron 51 expedientes por suspensiones laborales.

Tras participar de un almuerzo con la conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA), junto al ministro Massa, De Mendiguren expresó que “la prioridad es seguir creciendo mientras se ordenan las variables macroeconómicas”.

“Estamos sorteando una coyuntura difícil por la escasez de dólares, pero la producción está respondiendo y casi no se registran suspensiones”, sostuvo De Mendiguren, al revelar que “los datos muestran que en el trimestre julio-septiembre de este año se abrieron apenas 51 expedientes por suspensiones laborales y casi ninguno en la industria sino en comercio y servicios”. Según el último informe del Centro de estudios para la Producción (CEPXXI), en agosto la actividad industrial creció casi 5% interanual, con un mayor consumo de energía eléctrica en plantas de las industrias más relevantes. “Llevamos 612.000 empleos formales, con sectores productivos creciendo muy fuerte como la industria de servicios basados en el conocimiento, que lleva 25 meses ininterrumpidos de alza y ronda 300 mil puestos formales por primera vez en la historia”, indicó el secretario.

Continuar leyendo

Continuar leyendo