fbpx
Conéctate con nosotros

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Orgullo argentino: el Conicet, número uno en ciencia en América Latina.

Publicado

En

El Conicet de Argentina es la mejor institución gubernamental de ciencia en Latinoamérica desde 2009 según el ‘ranking’ de SCImago. La presidenta del organismo, Ana Franchi, habló sobre las claves para ostentar esa distinción, los desarrollos más importantes y la contribución frente a la pandemia.

A nivel internacional el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) se ubicó en el puesto 26 de entre 1.587 instituciones y en el 13 considerando el indicador sobre Investigación e Impacto social.

Al frente del Conicet se encuentra Ana Franchi, doctora en Ciencias Químicas especializada en salud reproductiva y en la situación de las mujeres en los organismos de Ciencia y Tecnología.

Es la segunda mujer en presidir el Conicet a más de 60 años de su fundación —luego de la presidencia de Marta Rovira desde 2008 hasta 2012—, lo que, si bien es un avance, también evidencia la persistencia del techo de cristal que se impone a las mujeresEs que solo el 22% de los puestos directivos de los organismos en áreas de ciencia y tecnología son ocupados por mujeres, mientras que el porcentaje de las científicas nacionales es de 59,5%, según un diagnóstico realizado por el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación de Argentina en febrero de este año.

“Para nosotros es un gran orgullo, es la muestra de todo lo que hace nuestra comunidad científica” dijo Franchi, sobre los resultados de la clasificación que otorgan al Conicet el primer lugar en la región.

Para Franchi, la clave ha sido sostener recursos humanos de excelencia y en ese sentido destacó la importancia de que el Conicet tenga una “carrera de investigador científico y una carrera del personal de apoyo, de personal técnico, que permite la continuidad dentro de una actividad científica”, porque “permite a las personas dedicarse exclusivamente, salvo cargos docentes, a la investigación”.

“Yo siempre digo que nosotros podemos poner todo menos los recursos humanos, formar un recurso humano en ciencia y tecnología lleva muchos años, una carrera universitaria, un doctorado, un posdoctorado y recién ahí estamos hablando, luego de 12, 14 años que tenemos un investigador, una investigadora”, dijo Franchi, quien también preside la Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología (RAGCyT).

Una mayor cantidad de becas, mejoras en los estipendios de estas y el otorgamiento de subsidios también contribuyen, desde su perspectiva, a mantenerse dentro de los número uno.

El Conicet se destaca en la pandemia

Ante la crisis sanitaria por el COVID-19, el Conicet ha cumplido un destacado papel para combatir la pandemia desde la ciencia.

La institución colaboró con el Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación argentino en la elaboración de kits para diagnosticar si una persona padece el virus.

Además, los argentinos pudieron protegerse con el barbijo Atom Protect N95 Plus, mascarilla que permite filtrar polvos y gotículas de más del 97% y que fue diseñada por el Conicet junto a las universidades de Buenos Aires (UBA) y de San Martín (UNSAM).

El modelo de barbijo fue un éxito y superó las tres millones de unidades vendidas. También fue acompañado de la creación de máscaras y respiradores.

Asimismo, se realizaron “algunos desarrollos (…) como el plan hiperinmune equino, como la carragenina, como los estudios que se hicieron con los plasmas de personas recuperadas”, dijo Franchi.

En la actualidad, el Conicet tiene “cuatro o cinco proyectos de posibles vacunas que están en distintos grados de desarrollo”, informó.

Estudios desde el punto de vista social del impacto de la pandemia y el hacinamiento también fueron contemplados. La presidenta del organismo destacó que se apuntó a conocer los impactos sobre la alimentación o sobre las mujeres, así como en las comunidades originarias.

Más allá de los aportes para enfrentar la pandemia, Franchi señala otros proyectos importantes en el área de la energía junto con YPF— empresa argentina de petróleo— y colabora en un proyecto sobre una fábrica de baterías de litio.

Un repaso de la historia del Conicet

l Conicet fue creado en febrero de 1958 para promover la investigación científica y tecnológica en el país. Durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón (1946 -1952), se creó el Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas (Conityc) que se mantuvo en funcionamiento hasta el golpe de Estado de 1955.

El Conicet tiene el orgullo de haber contado con Bernardo Houssay, Premio Nobel de Medicina en 1947, como su primer presidente. Luis Federico Leloir, Nobel de Química en 1970, también marcó un precedente en la institución y en la historia de Argentina, pues sus descubrimientos inspiraron a generaciones de investigadores, a pesar de no trabajar directamente para el Conicet, sino para el Instituto de Investigaciones Bioquímicas – Fundación Campomar —conocida actualmente como Fundación Instituto Leloir—.

Estudios para la rápida detección y tratamiento del cáncer, investigaciones astronómicas o descubrimientos paleontológicos en la Patagonia argentina son algunas de las investigaciones premiadas a lo largo de estos años.

Siguiendo esta tradición de alto nivel científico, Franchi comenta que “hay muchos investigadores del Conicet que pertenecen a sociedades científicas internacionales”.

La tarea del Conicet es “establecer y apoyar las carreras del Investigador Científico y Tecnológico y del Personal de Apoyo a la Investigación, el otorgamiento de becas para estudios doctorales y postdoctorales, el financiamiento de proyectos y de Unidades Ejecutoras de investigación y el establecimiento de vínculos con organismos internacionales gubernamentales y no gubernamentales de similares características”, según la web del organismo.

Colaboraciones latinoamericanas

óvenes estudiantes que desean perseguir su formación en ciencias ven en Argentina una posibilidad de crecimiento profesional.

El Conicet financia becas doctorales y posdoctorales para estudiantes latinoamericanos, a los que ofrece becas de intercambio, sobre todo de estadías cortas.Franchi destacó que “hay mucha colaboración con Brasil, Chile, Uruguay, México.

Tenemos bastante intercambio y grupos de investigación que comparten entre varios países”.

/Artículo de Camila Bentancor Santana /Sputnik

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

El Cometa Leonard alcanzará su punto más cercano a la Tierra en diciembre y podrá ser visto a simple vista.

Publicado

En

A mediados de diciembre se espera el avistamiento del Cometa Leonard, descubierto el 3 de enero pasado desde el Observatorio del Monte Lemmon en Arizona, Estados Unidos. El fenómeno astronómico será posible de apreciar desde la Tierra y a simple vista, ya que es lo suficientemente luminoso como para ser visto sin un telescopio.

Leonard (C/2021 A1) pasará lo más cerca de nuestro planeta el próximo 12 de diciembre, a las 10:54 hora argentina y alcanzará su punto más cercano al Sol el 3 de enero de 2022. Gradualmente, será absorbido por la luz del amanecer y finalmente desaparecerá de la vista en ese mes.

De acuerdo a los reportes, el cuerpo celeste pasará a unos 35 millones de kilómetros de nuestro planeta, sin embargo, los expertos consideran las horas previas al amanecer como las más recomendables para observarlo.

Según pronostican los científicos, el cometa alcanzará una magnitud 4 en la escala de luminosidad, lo que lo haría visible a simple vista. No obstante, aconsejan utilizar unos binoculares o un telescopio básico para disfrutarlo de manera óptima, ya que podría ser opacado por el brillo de otras estrellas del firmamento.

Tras pasar por la Tierra, el cometa continuará su camino hacia el Sol a una velocidad de 70,6 kilómetros por segundo, y se espera que alcance su perihelio, es decir el punto más cercano al sol, estimado en unos 90 millones de kilómetros, el 3 de enero de 2022.

Cometa Leonard.

El cometa fue descubierto por el astrónomo, Gregory Leonard, un especialista senior en investigación para el Catalina Sky Survey del Laboratorio Lunar y Planetario del observatorio, a quien debe su nombre, informó el sitio Space. El Observatorio que lo estudia es conocido por su capacidad infrarroja y está ubicado en Tucson, Arizona.

Los expertos especificaron que este cometa pasa por la órbita terrestre cada 80 mil años, es de magnitud cuatro y es el más brillante del año. El informe preliminar destacó que Leonard viaja en una órbita elíptica aplanada muy larga que lo aleja hasta 3500 unidades solares del sol, dicho de otra forma: lo aleja 523 mil millones de kilómetros. Vuelve de un camino de frío donde las temperaturas oscilan por debajo de los 300 grados. En este regreso, parece estar comenzando a despertar de su largo letargo.

La luminosidad máxima modelada será entre el 13 o 15 de diciembre, por lo que durará entre 1 y 3 días después de pasar por el punto más cercano a la Tierra. Un dato clave para los fanáticos de estos fenómenos es que Leonard será visible justo antes del amanecer y después del anochecer.

Por otra parte, los investigadores aseguraron que “no es un cometa nuevo, sino que se estima que ya visitó las cercanías del sol, al menos, una vez, hace unos setenta mil años. Esta relación se convierte en una buena noticia porque los cometas nuevos que nunca antes pasaron cerca del astro pueden tener una superficie volátil que tiende a vaporizarse lejos del de él. Así, el cometa Leonard no entra en esta categoría.

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Descubren en Chile una nueva especie de dinosaurio con una inusual cola similar a un arma de los antiguos aztecas.

Publicado

En

Un equipo de científicos de la Universidad de Chile anunció este miércoles el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio acorazado de unos dos metros de largo, que tenía una inusual arma en su cola. Se trata del ‘Stegouros elengassen’, que habitó hace unos 74 millones de años en la Patagonia chilena. 

Los restos fósiles del animal habían sido hallados por los paleontólogos en el 2018 en el valle del río de Las Chinas, en la región de Magallanes, y luego trasladados al Laboratorio de la Red Paleontológica de la universidad capitalina, donde en estos años se llevó a cabo su análisis. Los investigadores destacaron la extraordinaria preservación del fósil.Se logróencontrar la totalidad de los huesos del espécimen, incluida su extraña cola, que tenía un aspecto similar a un macuahuitl (arma del tipo espada que utilizaron los antiguos aztecas) y no se parecía a la de ningún dinosaurio conocido. 

Respecto al nombre que recibió la nueva especie, los científicos explicaron que ‘Stegouros’ significa ‘cola techada’, mientras que ‘elengassen’ es el nombre de un mítico monstruo en la tradición de los aonikenk o tehuelches del sur, un pueblo indígena local.

Una verdadera ‘piedra de Rosetta’

Además, el buen estado de conservación del fósil permitió identificar que la especie tenía características asociadas tanto a los estegosaurios como a los anquilosaurios, reza el estudio, publicado en la revista Nature.

“Los espectaculares estegosaurios se encuentran entre los dinosaurios más reconocibles, tanto por sus famosas placas dorsales verticales como por su arma en la cola con púas pareadas. Los anquilosaurios avanzados, en cambio, son famosos por sus anchas espaldas acorazadas por filas de osteodermos, y por tener una enorme maza redondeada en el extremo de la cola. Claramente, el arma de la cola en nuestro dinosaurio no era ninguna de las anteriores“, declaró Alexander Vargas, investigador de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

Su colega Sergio Soto detalló que el ‘Stegouros elengassen’ era un anquilosaurio transicional, es decir, “un eslabón evolutivo entre los anquilosaurios y otros linajes más antiguos de dinosaurios acorazados”. “También tiene algunos rasgos parecidos a los estegosaurios, heredados desde un ancestro común con ellos, pero que otros anquilosaurios perdieron en la evolución”, añadió. Debido a ello, los científicos creen que el nuevo hallazgo equivale a una auténtica ‘piedra de Rosetta’ de este grupo de animales, que “permite dar sentido a la evolución de los pocos restos identificados como anquilosaurios en el hemisferio sur”.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que el grupo de los anquilosaurios del hemisferio sur, llamado ‘Parankylosauria’ (‘al lado de los Ankylosauria’), se distingue de sus parientes del hemisferio norte, que recibieron el nombre de Euankylosauria’ (‘verdaderos anquilosaurios’).

“Los parankylosaurios carecen de muchos rasgos de los anquilosaurios ‘verdaderos’, que estaban ya presentes en el Jurásico medio, hace unos 165 millones de años. Por lo tanto, las raíces de los parankylosaurios deben ser muy antiguas, anteriores a esa fecha”, concluyó Vargas.

“Las características de este descubrimiento no solo nos permiten conocer las particularidades y diferencias de las especies que habitaron el territorio nacional, sino también seguir profundizando en el tremendo potencial que tiene el país en el ámbito de la exploración paleontológica”, subrayó a su vez Consuelo Valdés, ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile.

/RT

Continuar leyendo

Ciencia & Ambiente Mundo Académico

Descubren los restos de una nueva especie de dinosaurio en Estados Unidos.

Publicado

En

Un grupo de científicos ha descubierto en Misuri, Estados Unidos, los huesos de un dinosaurio perteneciente a un género nunca antes determinado. El lugar concreto del hallazgo se ha mantenido en secreto hasta que sea debidamente asegurado.

Guy Darrough, el paleontólogo en jefe del equipo, comentó al medio local Fox2Now que se trata del esqueleto de un ejemplar joven, cuya especie ha sido llamada Parrosaurus missouriensis.

No puedo imaginar nada más impresionante que lo que descubrimos aquí”, declaró Darrough. “Un nuevo género en especies. Es [un] descubrimiento de alcance mundial“, agregó.

Aunque se sabe que ha sido descubierto en el estado de Missouri, la ubicación del hallazgo se mantiene en secreto por el momento mientras el equipo de excavación continúa buscando en el área algún resto más. De hecho, han desenterrado huesos pertenecientes a un adulto de la misma especie y un diente de Tyrannosaurus, por lo que “esperan que haya un montón” de otros fósiles en esta zona, dijo Darrough.

Una especie única en Estados Unidos.

El Parrosaurus Missouriensis era un saurópodo con pico de pato, que se estima que tiene aproximadamente 1.000 dientes pequeños y que, totalmente estirado, tendría una tamaño en altura de entre nueve y diez metros, según el Museo del Condado de Bollinger.

Hasta la fecha, no se han encontrado restos de este tipo de dinosaurio en ningún otro lugar de los Estados Unidos, por eso esta especie se ha convertido en el dinosaurio oficial de Missouri desde 2004. Sin embargo, los dueños de una granja descubrieron varios huesos de este misma especie en 1943 mientras estaban cavando un pozo y los vendieron posteriormente al Museo Smithsonian en Washington, D.C.

Una vez hallado el esqueleto de dinosaurio, Darrough se puso en contacto con el Centro de Aprendizaje del Museo Sainte Genevieve que se convertirá, desde el próximo 11 de diciembre, en el centro oficial donde los visitantes podrán admirar los dinosaurios de Missouri, donde se podrá contemplar el ejemplar juvenil descubierto.

Continuar leyendo

Continuar leyendo