fbpx
Conéctate con nosotros

Cultura Cosas Nuestras

Pasleam: Jáchal desconocido y mágico.

Publicado

En

Un cañadón de piedra pulida por el tiempo y el agua deja pasar un arroyo humilde y cantarín que suena como si tuviera más voz ayudado por la acústica de las paredes de roca, y suena a paz.

Pasleam, paraje del departamento Jáchal, no es un “nuevo lugar”, aunque la mayoría de los sanjuaninos no lo conoce. Pasleam es tan viejo como la villa cabecera, pero es inaccesible en vehículos y solo se puede llegar caminando o a caballo, como lo hacen sus habitantes.

Son casi 18 kilómetros hasta Villa Mercedes desde San José de Jáchal, y luego hacia La Frontera, al Oeste, hay que transitar tres kilómetros por la huella hasta el cruce del arroyo Pasleam.

Allí, un grupo de 30 personas guiadas por tres expertos de Kuntur Trek, dejaron los vehículos y comenzaron la caminata hasta el primer puesto donde vive Don Quintero, unos seis kilómetros arroyo arriba.

En el trayecto el tiempo es algo sin sentido y el paisaje, una fiesta para el espíritu. Flores de Caldén que parecen “de terciopelo” (según Alicia), cactus que se descolgaban con gracia del cerro pavoneando sus enormes flores blancas.

Otras diminutas flores azules sorprendían en el suelo, y al costado, ramas amarillas de Brea, Pichana, y cantos de pájaros desconocidos.

El arroyo iba tomando distintos colores, en los primeros tramos, marrones y ocres, y luego amarillo, también verde y negro; todos por influencia de los minerales que arrastra el arroyo.

Los aromas también cambiaban, primero era vegetal, jarillas, pájaro bobo, dulzones de flores amarillas y otros más intensos que no se podían identificar. Después, un aire húmedo pero agradable, era un nuevo olor de agua y rocas, aroma Pasleam.

Puesto Pasleam

En el puesto hay un antiguo caserón donde vive Don Quintero, base de piedra sólida y luego adobe y cañizo. Puesteros son los que crian animales, en este caso hay chivos y vacas.

Aunque él no estaba cuando llegó el grupo, no pone reparos para que los visitantes se queden un rato en el patio donde abundan los manzanos, ya con sus pequeñas frutas verdes, perales, cidra, durazno, y más allá, higueras, duraznos, nogales, uvas y damascos. El paraíso perdido.

Entre álamos centenarios y arbustos espinosos, invadía la magia y todo parecía posible en ese lugar encantado.

Una higuera de tres brazos gigantes (era como la madre de todas las higueras de mundo) rodeaba una piedra formando un círculo donde un grupo compartió unos mates de aquelarre.

El paraje ocupa el corazón de la sierra de la Totora – sierra de Pasleam, formación Guandacol.

Pasleam o Paslian, bien conocido

En el libro “Contribución a la historia geográfica de San Juan”, escrito en el año 1907 por Pedro Pascual Ramírez, se mencionó al paraje como Paslian y con el tiempo derivó en Pasleam. “Paslian, Jáchal, cultivo hermoso para veranear”, dice el libro. Esto indica que la zona era bien conocida por su belleza y verdor.

Fabián Núñez, profesor y periodista jachallero, contó que según una publicación de toponímicos del departamento correspondiente a las mercedes reales de tierra, el nombre Pasleam “deriva de un cacique inca, porque durante el imperio incaico esa zona era refugio de los caciques”, dijo.

Agregó que con el tiempo, los religiosos lo usaron como centro de recreación para la gente de los pueblos aledaños, según contó Núñez a Destino San Juan.

También es Paslian para la historiadora experta Teresa Michieli, investigadora de los pueblos originarios, quien lo menciona en su libro “La disolución de la categoría jurídico-social de ‘indio’ en el siglo XVIII: el caso de San Juan (Región de Cuyo)” (año 2000).

Allí Michieli señala que en la distribución de tierras, haciendas, potreros y minas que realizó Juan de Echegaray (fundador de Jáchal) en los actuales departamentos de Iglesia y Jáchal, después de la fundación de la villa de San José de Jáchal, figuran localidades conocidas y no tanto.

Menciona lugares como el portezuelo de Ancauscha, el sitio Quilinquin y el portezuelo de Tilimusquipafa como linderos el potrero “otorgado a Feliciano de Mallea; el potrero denominado Ancauscha otorgado a Sebastián Quiroga, que lindaba por el este con la puerta de Ancauscha; el potrero llamado Yguapianca otorgado a Miguel Muñoz cerca del anterior”.

Potrero Paslian

Luego de mencionar varios parajes dice: “El potrero llamado Paslian otorgado a Juan Joseph Julio y la cuchilla del mismo nombre que servía de linde meridional a otra propiedad; el potrero de Panacan que fue otorgado por mitades a Andrés Guardia y Agustín Chancai”.

Según Michieli “No se registraron otros topónimos de origen indígena en el territorio de San Juan en toda la documentación revisada para el siglo XVIII.

Teniendo en cuenta también los antecedentes reunidos para el siglo anterior, puede afirmarse que varios topónimos vigentes actualmente en la provincia y que aparentan tener origen indígena, son más bien denominaciones posteriores al siglo XIX que nada tienen de antiguos ni originarios”.

La geología

La suerte quiso que en el grupo de trekkineros fuera una geofísica, Analía Canto, quien relató que la zona mostraba depósitos de abanicos y bajadas aluviales actuales. Se trata de aglomerados, fanglomerados y conglomerados no consolidados de abanicos aluviales recientes.

Son depósitos mal seleccionados, con abundante matriz areno-limosa y clastos de metamorfitas, granitoides y sedimentitas de diferentes formas y tamaños.

“Estuvimos caminando por una quebrada donde hay formaciones muy erosionadas por el agua que trae cloruros que son sales, por eso se veían algunas partes blancas y a veces los cristales de las sales se veían.

El agua debe tener Boro lo que no la hace apta para el consumo humano, y en esa zona se caracteriza por traer Arsénico, algo que es común en toda la zona.

A las áreas muy erosionadas se le suele llamar lagares, están tan pulidas por el agua que tienen el aspecto de ser muy suaves y es así, por eso es fácil resbalarse”, dijo Canto.

Agregó que también había formaciones arenosas que son depósitos fluviales, y otras formaciones calcáreas. “Caminamos unos 12 km que es lo que me marcó mi GPS hasta el puesto de Pasleam, ida y vuelta”.

Precordillera

En la investigación denominada “Cuenca Precordillera; claves exploratorias para el Paleozoico. Áreas Jáchal y Niquivil, San Juan” (2011) de Miguel Ángel Pérez, Verónica Bagur Delpiano, Domingo Graneros, Karen Breier y Mariela Lauría, ubican a Pasleam dentro de la precordillera.

“En la zona de la sierra de Pasleam, varios diques andesíticos establecidos en antiguos planos de corrimiento en el Paleozoico Inferior y en la discordancia del Paleozoico Superior fueron muestreados y datados”.

Luego de caracterizar con términos bastante inentendibles para un mortal común, señalaron que la edad radiométrica (técnica empleada en la estimación de la edad absoluta de materiales geológicos tales como rocas), para dos muestras de esta zona fue de 17,3 Millones de años (Ma) (Mioceno Medio).

“La principal etapa de deformación creadora de la (actual) Precordillera Central se habría iniciado, según Jordan, entre los 16 y 14 Ma, extendiéndose hasta los 5 Ma. La zona triangular y la Precordillera Oriental se habrían comenzado a formar, para alcanzar la forma actual, hace 2,6 Ma”.

La zona fue muy estudiada cuando la empresa Oil M&S ganó la licitación para la exploración petrolera en Jáchal, considerada de “alto riego” por la escasez de antecedentes.

Sugerencias finales

Es siempre recomendable realizar las caminatas acompañados de guías, nunca solos, provistos de dos litros de agua, ropa adecuada, gorra y protector solar. Para llegar al cañadón hay que mojarse, por eso se aconseja llevar calzado extra.

Este circuito es de dificultad media, tiene una duración de aproximada de cuatro horas (ida y vuelta) y alcanza una altura máxima de 1400 msnm.

Y lo que siempre repiten los guías, “todo lo que se lleva debe volver en la mochila, incluso las cáscaras de mandarina”. Que los que sigan nuestros pasos encuentren la naturaleza intacta. El resto, solo es disfrutar de este San Juan intenso.

/DestinoSanJuan

Cultura Cosas Nuestras

La historia de El Carrerito: Morir por error a los 20 años.

Publicado

En

Hace 80 años, en una oscura finca de Chimbas, la muerte sorprendió a Félix Rocier Quiroz. Una bala de escopeta perforó su estómago y lo mató de forma instantánea. Al Carrerito, como le decían, lo asesinaron por error al confundirlo con otro hombre.

La devoción lo convirtió en otro santo popular y le levantó un oratorio en el mismo sitio donde murió, en la esquina de calles Salta y Saavedra.

Félix era hijo natural de Paz Quiroz, vivía en Trinidad en la casa de una tía y tenía cinco hermanos “con los que compartió una infancia de luchas y sacrificios“. Fue un niño de gran bondad e innumerables cualidades que despertaron un natural cariño en quienes lo conocieron.

De pequeño trabajó en diversas tareas procurando “el bienestar familiar”, dice la reseña de su biografía que se encuentra en el oratorio.

Fruto del esfuerzo y del ahorro, cuando cumplió 15 años su madre le regaló un carro tracción a sangre que se convirtió en su herramienta de trabajo y su forma de ganarse la vida.

Todos los días a las tres de la mañana salía de su casa rumbo a las playas del río San Juan donde cargaba su carro de ripio y arena para vender en las obras de construcción de la ciudad.

El 11 de febrero de 1941, cuando Félix tenía apenas 20 años, salió de su casa como cada día a trabajar. Aún estaba oscuro cuando sintió necesidad de ir de cuerpo y se bajó del carro.

La mala suerte quiso que Félix se bajara justo en una tierra de odios. Allí, un contratista llamado Antonio Giménez y su vecino José Molina se había peleado cientos de veces por el agua de regadío y se habían jurado la muerte.

Esa madrugada, Molina estaba llevando el agua a su propiedad cuando escuchó un ruido. La falta de luz hizo el resto, pensó que el hombre agachado era Giménez, le dijo algo y sin dar tiempo a  Félix de contestar, le disparó con la escopeta en el estómago.

El Carrerito cayó boca abajo y murió casi instantáneamente.

Morir por error.

Pensando que había disparado a su enemigo, Molina se fue a su casa. Un peón, Pablo Zabaleta, escuchó el disparo, cuando llegó al lugar encontró el cuerpo de Félix y fue a avisarle a su patrón, Emilio Ramos.

Junto a un grupo de obreros, Ramos fue al lugar donde pudieron ver a este muchacho boca abajo en un charco de sangre. Poco tiempo después llegó un agente de Policía de la seccional Chimbas.

Cuando Molina se enteró que había asesinado a otra persona y no a Giménez tomó su arma y se presentó en la comisaría.

Después de las pericias, el cuerpo de Félix fue levantado a las 10 de la mañana y trasladado al Hospital Rawson para realizar la autopsia que estuvo a cargo del doctor Juan Bautista Cámpora. El informe decía que en su estómago solo había restos del último matecocido.

El Carrerito fue sepultado el 13 de febrero de 1941 en el cementerio de la Capital y como es costumbre en San Juan, a los pocos días su madre colocó en el lugar donde cayó muerto una pequeña casilla para prender velas y una cruz.

Con el tiempo fue creciendo el número de casillas que iba sumando la gente y muchos empezaban a hablar de los milagros de El Carrerito. Fueron tantos los promesantes que llegaban con sus ofrendas que el número de casillas superaba una cuadra sobre la banquina de esa calle.

La agrupación.

El 6 de marzo de 1983, un grupo de vecinos reunidos en casa del señor Emilio Ramos formaron la comisión Unión Promesantes Félix Rocier Quiroz, El Carrerito. La meta era comprar el lote de la esquina Salta y Saavedra y construir un oratorio en el lugar exacto de su muerte.

Después de superar muchas dificultades, se realizó la compra del lote y se inició la construcción.  

El libro “Devociones y relatos míticos de San Juan” (2017) de Edmundo Jorge Delgado, narra la historia de El Carrerito.

Así transcurría su sencilla vida granjeándose la simpatía de quienes lo conocieron. Por distintas causas y azares llega aquel funesto 11 de febrero de 1941 cuando la muerte lo esperaba sin justificativo alguno“.

Aquel día Félix había ido al río como de costumbre y cuando regresaba por la actual calle Salta (en otros tiempos Urquiza y Las Tapias) frente al entonces callejón Saavedra, detuvo su rústico carro y bajó hacia la banquina por razones biológicas.

Allí, entre unos frondosos eucaliptos y aún con una tenue claridad a las 6 de la madrugada, lo sorprendió un mortal disparo de escopeta. Sin culpa ni defensa terminó su vida aquel tiro que pretendía una venganza y que fue fallida”.

Luego Delgado señala que “los numerosos devotos lograron adquirir el predio y con gran sacrificio construyeron un sencillo oratorio. Desde entonces hasta ahora este culto popular cuenta con miles de creyentes con visitas diarias y permanente devoción”.

Sus devotos le piden por salud, trabajo y estudio. Las placas de agradecimiento y las ofrendas de dibujos, poemas, canciones y figuras que hay en el oratorio hablan de las promesas cumplidas por El Carrerito.

El carrerito sufrido (canción de Carlos Camposano)

Yo no soy ningún poeta

Ni tampoco soy cantor,

solo esta letra mal hecha

me nace del corazón.

Por eso pido silencio

y que me presten atención.

Fue Félix Rosier Quiroz, el carrerito sufrido,

Que con calor y con frío supo llegar hasta el rio,

Para cargar en su carro arena o ripio común,

Y llevarlos a las obras que estaban en construcción.

Por esas huellas de tierra, siempre de madrugada

A esa hora viajaba el carrerito sufrido.

Que al traquelear de su carro

despertaba al más dormido.  

Fue un 11 de febrero, del año 41

Y siempre de madrugada debajo de un eucaliptus,

una descarga traidora le dio muerte al carrerito,

y de allí en adelante desfilan los promesantes,

para prenderles velas a esa anima milagrosa

de Félix Rosier Quiroz, hoy nadie lo hecha en el olvido

Al carrerito sufrido.

Fuente: Destino San Juan.

Continuar leyendo

Cultura Espectáculos

L-Gante fue elegido entre los 50 mejores artistas del mundo.

Publicado

En

Elian Ángel Valenzuela, más conocido como L- Gante, quedó entre los mejores 50 artistas del mundo según la revista digital estadounidense “Pitchfork”, que se dedica a la crítica y difusión de distintos géneros musicales. 

A solo cuatro puestos de Justin Bieber, la canción que produjo L-Gante con Bizarrap quedó en el puesto 47 y pudo terminar así un año de gran éxito con un importante reconocimiento.

La canción seleccionada se conoce como “Bzrp Music Sessions, vol. 38”. “Con su siniestra voz, similar al croar de las ranas, rapea sobre fiestas y mujeres con jerga local”, reseñan en el ranking sobre el artista que cuenta con más de 250 millones de reproducciones a través de YouTube.

“El estilo urbano de L-Gante cruza cumbia, reggeaton y marihuana. Atraviesa un ritmo que incorpora la grandilocuencia de la música electrónica y un adictivo efecto de sonido que podría obtenerse de la banda sonora de una película de Hans Zimmer“, describen haciendo referencia a la impronta del cantante. 

El líder del grupo Cumbia 420 quedó unos puestos más arriba que Billie Eilish con “Happier Than Ever”. Ella es una de las cantantes y compositoras más exitosas a nivel internacional en la actualidad. 

Continuar leyendo

Cultura Arte & pop

Avanza la etapa final del proyecto de restauración del Monumento al Deporte.

Publicado

En

El Ministerio de Turismo y Cultura, a través de su Dirección de Patrimonio Cultural en conjunto con la cartera de Obras y Servicios Públicos, avanzan en la etapa final del proyecto de restauración del Monumento al Deporte.

El objetivo principal es proteger este patrimonio artístico invalorable que posee la provincia tras haber sufrido diferentes alteraciones de su color original.

Para ello a mediados de marzo del año pasado, dos restauradoras mendocinas especialistas llegaron a la provincia para realizar un diagnóstico y estudiar las piezas. Ahora, desde hace semanas se trabaja en el Parque de Mayo para recuperar la genuinidad de la obra.

El grupo que ejecuta dichas tareas esta comandado por Cristina Sonego e integrado por la arquitecta Sofía Galdame, Giovana Lombardo, Marcela Lucero y Sabrina Kadiahj, todas mendocinas, y Ana Paula Paz, una sanjuanina estudiante de Restauración.

Este monumento con el correr de las décadas ha sufrido varias alteraciones. Lo que estamos haciendo es un tratamiento estrictamente de conservación basado en una limpieza profunda. Esta obra está construida a base de cemento mezclado con tierras de la zona y mica. Es ahí en la última capa donde estamos trabajando de una manera más delicada con el fin de respetar las micas originales”, señaló Sonego, especializada en restauración de bienes culturales.

El equipo detalladamente interviene de una forma no invasiva para sacar las 6 a 8 capas de pintura hasta llegar a la obra original y luego hacer una protección para que persista en el tiempo. De lunes a domingo las seis mujeres restauradoras tienen una ardua misión para dejar esta mega escultura impecable.

Un monumento histórico para San Juan.

La idea de “El Rosetón de los Deportes” fue inaugurada en el marco del Mundial de Hockey que se desarrolló en San Juan en 1970. El escultor José Carrieri fue quien construyó la estructura de 70 toneladas y 8 metros de altura que se encuentra en el Parque de Mayo.

Cabe destacar que, en todo momento, la mega escultura fue pensada con el color terracota con semibrillo con el que fue instalado. La totalidad de la masa del volumen está coloreado, con la idea que a pesar del desgaste cromático que provocan los procesos naturales, siempre apareciera el mismo color.

Por otra parte, el cemento fue mezclado con fragmentos de mica para provocar efectos luminosos.

Continuar leyendo

Continuar leyendo