fbpx
Conéctate con nosotros

Sociedad Relatos de Vida

Una sanjuanina que atravesó el océano en busca de su destino, de Sierra de Chávez a Salamanca-España.

Publicado

En

Ahora San Juan tuvo el placer de conocer a una gran sanjuanina. Todo aquel que alguna vez se la cruzó recuerda su creatividad, alegría y poder de resiliencia. Marití Martín, una mujer difícil de encasillar , ya que podría ser denominada como polifacética… sin embargo con el don de compartir conocimiento con otros la llevan a dedicarse a la docencia en distintos aspectos. De San Juan a España, dejando huella.

Algo que marcó la carrera profesional de esta licenciada en Artes Visuales, egresada de la Universidad Nacional de San Juan, fue su experiencia como docente en el Plan Mejora en el que se desempeñó como decente en una escuela albergue en Sierra de Chavez, Valle Fertil.

El Plan Mejora pretendía llevar asignaturas que los estudiantes de escuelas rurales no tenían, tales como ingles, arte, teatro, música, informática. “En las escuelas rurales, como en la que yo estuve, a los estudiantes se les da materias básicas como Lengua y Matemática, y algo, pero muy poco, de gegrafía, historia. Yo di Teatro e ingles”.

Contando sus incios en la docencia, Marití recuerda que “Yo había hecho teatro, entonces hice una capacitación docente y empecé a dar teatro y expresión corporal en inglés en un instituto en el 2006, así empecé a incursionar en la docencia, allí estuve trabajando 11 años”. Aquellos primeros pasos que la llevarían a tener un trabajo que dejaría grabados momentos para siempre en su vida y en la de quienes fueron sus estudiantes.

La polifacética mujer inció en el Plan Mejora por recomendación de una colega “presenté el Curriculum y quedé”. “Este es un trabajo que no es para cualquiera, no era consciente de todo lo que significaba, me dijeron “mirá que es lejos, mirá que tenemos que ir a la sierra” y yo sólo decía “qué lindo, qué lindo”. Tenía otros trabajos en la ciudad, entonces tuve que coordinar para que buscaran reemplazante”, así emprendió viaje.

La escuelas de las sierras, como muchas escuelas rurales, tienen un funcionamiento de “Escuela Albergue”, es decir que estudiantes y docentes, como personal no docente, conviven en la institucion durante un periodo y luego regresan a sus hogares.

“La mayoría de los estudiantes viven cerca en la sierra pero esa cercanía es diferente a la que uno supone en la ciudad. Son bastantes kilómetros que tienen que hacerse caminando. No se puede pensar en “llegar a las 8 de la mañana y me voy a las 12 del mediodía” como suele ser en la mayoría de las escuelas primarias. Es un sistema de escuela albergue, donde los chicos conviven ahí, se quedan a dormir. El director suele ser, también, un maestro y algunas maestras/os y los celadores que tienen varias funciones como portero, cuidadores, cocineros”, explica Mariti.

¿Cómo era el llegar hasta la escuela?, le preguntó Ahora San Juan a la docente. “Nos íbamos desde la terminal de San Juan en el colectivo de la noche hasta  Valle Fértil. Llegamos alrededor de las 22hs, comíamos un sanguchito y tomábamos una mula ahí, que por lo general había problemas de logística y las mulas no aparecían”

Las mulas merecen un capitulo, o libro entero, en la vida de la docencia rural. “Una señora tenía a las mulas en el lugar, que era de Sierra Elizondo, un chico las bajaba y después las mulas mismas volvían a sus casas”. La docente cuenta las mulas normalmente vivian cerca de las escuelas y por eso solo ellas debían “volver a casa”, por eso sabían el camino de memoria. Los viajes de entre 7 a 8 horas arriba de la mula eran complicados “el paisaje es hermoso, creo nunca haber visto algo igual. Pero es peligroso, hay partes que es la montaña y el precipicio. Las mulas son el único medio ‘seguro’ para llegar. Ningun vehículo de 4 ruedas puede ingresar, porque el camino lo impide, los burros son animales torpes entonces pueden caer por el precipicio, y los caballos son muy grandes. Una vez me contaron que un docente trató de hacer un circuito de motocross para llegar de San Agustín hasta la escuela, llegó muy cerca; dicen que dejó la moto tirada hasta donde el camino lo dejó y que llegó a la escuela caminando, lo hizo una sola vez por que es riesgoso. En fin, la mula es el único animal que sabe como poner la patita entre las rocas para no caer”, afirma Mariti. “Es más, muchos de los directivos de las escuelas en las sierras con sus primero sueldos invertían en comprarse una mula”, agrega.

“Apenas llegás la gente te recibe con un amor descomunal, era hermoso, dábamos las clases. Íbamos alrededor de 10 días y convivimos entre todos, dormíamos en las mismas habitaciones, hay una habitación para varones y otra para mujeres”, más que un trabajo ir a Sierra de Chávez se convertía en el segundo hogar de todos los que allí compartían 10 días de aprendizaje.

Una imagen queda grabada en la mente de la docente “recuerdo que el último día hicimos un fogon a modo de despedida, los chicos mostraron una obra de teatro que habiamos preparado en esos 10 días, realmente era muy gratificante”.

Lamentablemente “en el 2011 agotaron el presupuesto. Empezamos a ir 10 días cada tres meses a Sierra Elizondo, y los niños de las otras sierras se tenían que trasladar hasta Elizondo  para que todos juntos tuvieran las clases, así el gobierno no tenía que pagar tantas horas a los docentes. Los estudiantes llegaban por su cuenta, la mayoría caminando y muy pocos contaban con mulas”.

Enfermarse, una situación compleja. “En las tres escuelas hay un enfermero que está designado a la zona y vive cerca, tiene la sala cerca. Tiene varios elementos de primeros auxilio, entre las cosas que tienen para los primeros auxilios es una inyección contra la picadura de la víbora cascabel porque hay muchas en la zona. Me contaron que hubo una época en la que se morían muchos niños por la picadura de la cascabel porque no les daba el tiempo para llegar por un antídoto, el veneno es muy fuerte. Estos enfermeros están casi todo el año, hay momentos en los que no hay nadie, pero suele ser siempre. El helicóptero sanitario de la provincia si puede llegar a la zona, cerca de las escuelas aplanaron una zona para que pudiese bajar para casos de extrema necesidad. En ese helicóptero una vez fue el gobernador José Luis Gioja, en aquel entonces fue para inaugurar los paneles solares. También suelen usar el helicóptero para hacer mantenimiento a los paneles solares. El uso es solo para uso gubernamental o de extrema urgencia. Recuerdo que nosotros una vez lo pedimos, porque para nosotros era una urgencia: teníamos que subir a dar clases y no teníamos mulas ni cómo conseguir algo para llegar, el helicóptero estaba ahí libre y lo pedimos y nos dijeron “no, solo en casos extremos”.

Marití recuerda aquellos años trabajando con estudiantes de las sierras en Valle Fértil como unos momentos “maravillosos”.

“La sonrisa de los niños cuando llegas, la calidez de la gente, ir en el camino y que las personas te conozcan, te espera y te van dando mates dulces con albahaca, el cariño, el respeto. Tantos niños con ganas de aprender otras cosas, que absorben el aprendizaje, quieren seguir aprendiendo, quieren seguir creciendo y lamentablemente muchas veces se les da tan poco y tan poca importancia, se los ve solo estadísticamente como “ah, pero es una escuela que tiene menos de 10 niños, la tendríamos que cerrar, no es rentable”, se olvidan que son personas, que son niños que aman aprender, quieren conocer qué hay detrás de las sierras”, envia como mensaje para recapacitar.

“Otra cosas maravillosa es el clima de trabajo, como convivis se torna muy intenso. Todos comemos lo mismo, nos bañamos en los mismos lugares, dormimos bajo las mismas condiciones, por eso se forma un clima de mucha igualdad, de muchísimo respeto, eso es muy bonito”.

“Lo complicado es el tema del acceso, es muy duro llegar hasta allá. El tema de la electricidad, el tener tan poca energía con los paneles solares hace que haya cosas que no se pueden utilizar. Arriba (en la sierra) hay computadoras y la profesora que subía para dar informática no podía dar su materia porque no se podían prender la computadoras por la falta de energía, entonces: ¿qué sentido tiene que el gobierno les dé computadoras/notebooks/netbooks si no lo pueden encender porque no hay energía?. Hay que buscar soluciones un poco más atrás, buscar la raíz del problema, asesorarse un poco más. Cosas básicas, como asegurar el agua caliente”, expresa como alguien que lo vivió en carne propia, quien convivió con la comunidad.

A lo que suma: “a nivel docente, te aseguro, muchas veces no tuvimos que ir a dedo desde San Juan Capital hasta Valle Fertil, porque los sueldos los veníamos a ver muchos meses después. Empezamos a trabajar en aquel plan en febrero y el primer sueldo lo recibimos en octubre, llega un momento que no tenés dinero ni para la mula, ni para el pasaje de colectivo, ni para nada. Hay tanta burocracia, tanto trámite, que había que esperar porque era un plan educativo que venía desde Nación, al final pasan demasiados meses para cobrar”.

 “Siguiendo con mi vida de docente rural, estuve como docente de portugues en la villa cabecera de Iglesia, en el 2017 y 2018, y era una asignatura que habían puesto a prueba por dos años porque había mucho turismo en el lugar y querían probar un idioma nuevo. Estuve durante esos dos años dando clases a chicos de secundaria y luego no renovaron portugues, entonces me quedé sin trabajo. Como también soy profesora de Yoga en ese época me la rebusqué dando clases de esta disciplina”, relata como uno de los últimos trabajos que tuvo en San Juan, antes de emprender viaje a su residencia actual: Salamanca-España.

“Tengo una hermana que hace diez años vive en España, específicamente en Salamanca, mi hermana vino por una beca de la UNSJ y luego hizo un doctorado acá y ya se quedó. Mi hermana en el 2019 se casaba, yo tenía unos “ahorrillos” y me pagué el pasaje para venir, solo al casamiento”, cuenta como la situación que la llevó a cruzar el océano.

“Estando acá, organizando todo ya para volver (enero 2020) se empezaron a  escuchar rumores sobre el coronavirus, se empezaron a  suspender algunos vuelos. Ante esa situación, medio alarmada dije “¿qué hago? ¿me vuelvo ya? o ¿empiezo a buscar algún trabajo por si me tengo que quedar?”, conseguí trabajo muy rápido como profesora de Yoga, también daba clases de Arte, de fotografía, manualidades, todo dependiente de la municipalidad de Salamanca, que da clases gratuitas a jubilados. En marzo del 2020 cerraron todo en España y yo me quedé acá, afortunadamente ya tenía trabajo para ese entonces me corresponden ayudas del gobierno y eso hizo que la pandemia en España fuese más llevadera”, la pandemia por coronavirus estiraron su estadía y sentaron las bases para su nueva vida.

“Mi pareja, sanjuanino, se iba a venir a España conmigo pero a raíz de la pandemia el viaje se atrasó más de lo esperado y recién llegó a fines del 2020. Durante el 2021 nos instalamos definitivamente acá, nos quedamos embarazados y fuimos papas en diciembre del 2021, muy felices y contentos”, finaliza.

Sociedad Relatos de Vida

Alberto Rubiño, corazón de bueno y rostro de malevo: “Siempre hago de malo. Así es como la cámara me quiere”, dijo el sanjuanino

Publicado

En

Ahora San Juan entrevistó a más que un actor local, a un hombre de valores: “la lealtad hasta por sobre el amor, la humildad y la amistad. Me gusta que la gente me quiera, por eso trato de hacer acciones buenas”. Alberto es parte del elenco de la miniserie nacional que se está rodando en nuestra provincia: “Martina Chapanay, mujer de cinco mil batallas”, encarnando a un sargento. “La industria cinematográfica es extraordinaria. San Juan debería potenciarla”, resaltó. Sociable, trabajador, emprendedor, perseverante; lleva su amor por la arquitectura y la construcción en conjunto con una pasión por la actuación que surgió casi por accidente.

Rubiño, este grandote de alma carismática y largas piernas inquietas, no solamente adora “profundamente a las personas”, como acotó, sino que no les teme a las dificultades de la vida y hace frente a lo que venga para lograr sus metas. Hoy hay mucho odio, preocupación en la belleza, la juventud y el dinero. Los cuales son circunstancias solamente. La sociedad sería mejor si entendiera que cuando morimos se acaba todo”, indicó. Confesó que tiene dos sueños: Uno es llegar a construir una clínica para que trabajen tres de mis hijos que están en el rubro de la medicina. Y el otro es poder escribir dos cuentos que ya tengo pensados: el primero es fantástico, de cuando era joven y el otro fue ideado junto a mi amigo que falleció (Frito). Acerca de un hombre que está en coma y todo lo que a éste le sucede. Lo haría en su honor”.

Alberto llegó al mundo de la actuación casi por accidente: “En el 2002 fuimos a vivir a San Luis, donde me enteré que se estaba rodando una novela en la que actuaba Andrea del Boca (Sálvame María), y estaban buscando escenógrafos. Me presenté y así comencé. Luego pasé a tener papeles de extra, siempre pensando que sería algo pasajero. Ya que, en realidad, apuntaba a un trabajo en la Secretaría de Obras de la ciudad”. Sin embargo, el hermano de la protagonista, contó Rubiño, que lo vio y aconsejó para un papel mayor: “Me llaman y me dicen tu personaje va a ser de Daniel, hermano de Juan Palomino, salís de la prisión y buscas venganza. Haría de malo. Filmé algunos capítulos'”. Y con el tiempo la magia de la televisión lo sedujo:
“Me resultaba muy fácil. No me corregían nada.
Siempre tuve personajes secundarios con diálogos cortitos pero interpreté los papeles tal como el director me lo pedía“.

Luego, explicó que concurrió a un casting para hacer de guardaespaldas en una película mientras estaba trabajando en la Secretarías de Obras en la ciudad puntana. Agregó que le había salido un proyecto de construcción en San Juan, el cual aceptó: “A los meses me avisa mi esposa que me llamaron de la productora de la película ‘Tres de Corazones’ en la que el director, Sergio Renán, estaba interesado en mí para un personaje de guardaespaldas. En el elenco estaban China Zorrilla, Nicolás Cabré, Mónica Ayos, etc”. Aclaró que aceptó y mantuvo ambos trabajos en paralelo viajando de una provincia a la otra.Parece ser que hay algo entre mi cara y la cámara que hace que guste. De una sola escena terminé haciendo varias, e hice sonar a Nicolás Cabré en una de ellas”, exclamó entre risas. Y recalcó que esta experiencia fue la mejor ya que le significó un avance en su carrera de actuación.

¿Cómo se resume el proceso de grabaciones que haces?, preguntamos a este “villano”, bonachón.

-“Se hace una escena para tomar posición, luego un ensayo general y la filmación final“, resumió.

Un desafío que enfrenta cada día es su dislexia: La actuación te descubre, yo soy disléxico, me cuesta escribir y leer si me concentro demasiado, no tengo mucha memoria y es por eso que siempre le tuve miedo al teatro. Esto lo arranqué a mis 40 años, aunque me hubiera encantado hacerlo desde chico”, describió. Y alegó que: “Actuar se aprende actuando”.

Entre lo aprendido, señaló: “El cine es diferente al teatro, el primero es más pausado, con gestos menores, más tranquilo y el segundo debe ser todo más exagerado, ampuloso, hablar más fuerte. Un ejemplo es ‘Esperando a la Carroza’, la cual es una película de cine presentada en un formato como si fuera de teatro. Es por eso que a algunos les gusta mucho”.

Elenco de la serie de Martina Chapanay.

La biografía de Alberto, el “Pipi”, Rubiño contada desde sus mejores recuerdos: Tiene 57 años nació en San Juan en Villa del Carril. Alto y de corazón tan grande como sus sueños y sus ganas constantes de hacer amigos. Vecino de Concepción o “Pueblo Viejo“, estudió en la escuela Superior Sarmiento y luego en la escuela técnica Ing. Rogelio Boero. Además, tiene una historia magnífica de perseverancia con la facultad de arquitectura. Donde con sólo la tesis pendiente desde el año 2000 que rindió su última materia; después de veintiún años retomó sus estudios: “Nuestro primer hijo venía en camino cuando con mi esposa estábamos estudiando, ella recién empezaba magisterio y yo en cuarto año de arquitectura. En mi caso, el cursado fue el más tedioso. Todo era dibujar, con horas trastes en el tablero. Trabajando, criando los chicos, se hizo cuesta arriba terminar. En el 2000 rendí urbanismo II que fue la última“. Para su sorpresa, detalló que se quedó sin trabajo cuando estaba haciendo su tesis: “Estuve vendiendo ropa y perfumes casa por casa, entre otras cosas, y tuve que postergarla”.

Junto a su esposa Laura.

Este gran aventurero de la vida, mencionó que, en los 90′ bajo el gobierno menemista todo se les hizo cuesta arriba: “Había un alto grado de desempleo, me tocó hacer de todo para subsistir, desde albañil hasta consultor del Banco Mundial en los programas Trabajar“.

Hoy, su familia está compuesta por: su esposa Laura desde hace 30 años, sus hijos Gerónimo (28) Guillermina (25), Valentina (21) y Oriana (16). “Me siento orgulloso de todos, mi hijo es un genio y mis hijas son preciosas e inteligentes. La más chica es creativa, una artista”, indicó entre suspiros de papá enamorado.

Junto a su familia.

Proveniente de raíces humildes, advirtió que con sus padres vivieron en una casa de adobe con piso de tierra. Su infancia no fue fácil, pero la recuerda como buena y con anécdotas significativas. “No olvido cuando lloraba para no quedarme en el jardín y mi papá se devolvía en su Siambretta 125. Me buscaba y me llevaba a la casa de mis abuelos paternos. Me quedaba a dormir con ellos y me tranquilizaba. Era algo que le hacía con frecuencia, lo manipulaba de esta manera“, confesó entre risas.

Declaró que cuando él tenía 6 años, su padre viajó a EEUU en búsqueda de una mejora económica y permaneció allá por 4 años. En este punto comentó: “Todo cambió, porque cuando regresó, fuimos a vivir a barrio Mitre donde tuve mis mejores momentos, conocí gente extraordinaria. Era un lugar lleno de niños, ahí viví por 25 años“. Entre sus añoranzas sumó: “Partidos de fútbol con mi amigo ‘el rata’ al arco, qué capo!, el Negro Aguilera que ya falleció, los Torres (que nos hacían rabear), el Alfredito Sánchez que también falleció (el ‘Frito’). Los recuerdo a todos con mucho cariño, la pasábamos excelente. Andar en bicicleta, ir a lavar la pileta del colegio Don Bosco con el padre Rosas que nos hacía un bizcochuelo (aclarando que soy agnóstico). Me encantaría que mis hijos hubieran podido vivir esa infancia y adolescencia“.

Para él, su historia tuvo gran protagonismo en barrio Mitre: “Éramos un ejército. Jugábamos y cada uno de nosotros aportaba cosas al grupo“. Y aquí comentó que en el cuento fantástico que tiene ideado, usa la memoria emotiva: “El aroma de los paraísos me lleva instantáneamente a una tarde de primavera, mientras jugaba en el pasaje de mi casa a la pelota con mis amigos, luego nos sentamos en la vereda entre estos dos grandes árboles que teníamos y sentimos su olorcito fresco. Todos en la calle, despreocupados“. Este artista soñador, explicó que su cuento tiene que ver con ese recuerdo tan vívido para él. Y, especificó, que todos los años le sucede lo mismo en esta estación.

Entre las cosas que destaca de los protagonistas de aventuras en su infancia, están: “Jorge, ‘el rata’, era muy creativo. Me acuerdo cuando quiso hacer autos de plásticos, cohetes. Hicimos un cine, él recreaba programas de radio. Y cuando nos juntábamos los tres (con el Frito) era una locura, muy divertida. Alfredito era un lector muy apasionado. Con ellos jugábamos a las carreras en esos autos de plásticos, en el patio grande de Alfredo“.

Dejó entrever la nostalgia de sus vivencias en el San Juan de aquel entonces: “Cómo olvidar al baldío del ingeniero Bosques, tenía muchos bloques de hormigón y nosotros se los rompíamos sin querer porque hacíamos casitas, imaginábamos que estábamos en la guerra. Decir que nuestra infancia fue hermosa es poco, si hacemos una película la ficción nunca superaría a la realidad“. Además, mencionó, que, en aquel entonces, detrás de la terminal venían los circos y parques de diversiones: “Yo me iba a ayudarles a parar sillas, a darle de comer a los animales y me daban entradas para mis amigos y yo“. Y en la misma terminal, explicó que también cargaba las valijas de la gente en los taxis a cambio de dinero para comprar golosinas.

En la actualidad, se dedica a la construcción junto a su hermano Orlando con quien tiene una pequeña empresa: “Hacemos proyectos, cálculos, dirección, etc”. Como hobby mencionó que va al campo: “Me gusta viajar en auto y estamos con mi esposa conociendo nuestra provincia sanjuanina, vamos a distintas partes y nos gusta hacer trekking. Caminamos los dos solos en las montañas“.

En una de las obras: Plaza de la Salud en Parque de Mayo

Un hombre multirubros: Alberto nunca se quedó quieto, la clave para este señor, maestro de la adaptación en la vida, es nunca darse por vencido: “Estuve 12 años al frente de un local de ropa, trabajé muchas veces en la Fiesta del Sol (desde la primera que se hizo), hice cortos, uno resultó premiado por el INCAA en Francia (Historias breves: Deolinda). Estuve en un documental ficcionado que se llama ‘La verdadera historia de la Difunta Correa’ haciendo del comisario Rancagua, participé de un video musical, trabajé en una película española que se llama Hotel Tívoli . Y luego, al comenzar en el rubro de la construcción con mi hermano, me alejé de la actuación por falta de tiempo”.

Deolinda.
Video clip: Estado ft. Las Manos de Filippi – Para la villa.
Trabajando en una Fiesta del Sol.

Retomando la conexión con la magia actoral: “Ahora me llamaron para audicionar para una miniserie del INCAA sobre Martina Chapanay. Una historia hermosa. Quedé elegido para un personaje de sargento, es una trama que pone en foco a la mujer. Trabaja Paloma Contrera, Charo Bogarín, entre otros. Una muy linda producción. El director ha tomado cosas muy interesantes”.

Un consejo que dejó para los actores iniciantes: “Estudien, acá hay una escuela de cine: ENERC. La cual es muy completa. Ahí participé de varios cortos”, manifestó.

Sus películas favoritas: “Cinema Paradiso” y “I’ am Sam”. “El cine argentino también es muy bueno con actores excelentes: “Como Miguel Ángel Solá, Ricardo Darín, Héctor Alterio. Hay muchos que te hacen involucrar en la historia y creertelá. Como es el caso de ‘9 reinas’”, sentenció. Las metas cumplidas que señaló fueron darles casa y estudio a sus hijos, recalcó que disfruta de la familia, de hacer trekking, de viajar, y que su lugar preferido es Cuba: “Es un lugar soñado”.

Para cerrar, compartió una frase que lleva como lema: “El que no camina de joven, corre de viejo”. A lo que sumó: “Me parece muy sabia y acertada ya que lo revolucionario es recibirse rápido”.      

Continuar leyendo

Sociedad Relatos de Vida

Anabella Flores Diapolo, un nombre con mucho significado en el hockey sanjuanino

Publicado

En

Hay nombres en el deporte sanjuanino que además de significar mucho por todos aquellos logros alcanzados, también provocan otra clase de repercusiones al considerar que son deportistas generadores de cambio en la especialidad en la que sobresalieron, pero también fuera de ella.

Anabella Flores Diapolo o simplemente “Ana” para sus amigos, familiares y alumnos, es profesora de Educación Física y arquera sobre patines del Concepción Patin Club (CPC) y CEO de TBT CLUB gimnasio. Es parte de aquellos deportistas de alta elite sanjuanino, que marcan un antes y después en su especialidad, es arquera de la selección Argentina de hockey sobre patines, equipo femenino que se ha consagrado en los Primeros Juegos Sudamericanos de Deportes sobre ruedas el domingo pasado. Ahora San Juan entrevistó a la encargada de defender los tres palos para conocer más sobre su vida y su trayectoria.

“Las Águilas” lograron una cómoda victoria por 5-0 ante su similar de Chile en la final de los Sudamericanos. En un estadio Aldo Cantoni colmado, “Las Águilas” supieron jugar el partido sin apuros y dejaron a Argentina en lo más alto, Anabella fue parte de este suceso único que se pudo disfrutar en nuestra tierra.

Ana empezó a jugar al hockey a los 7 años junto con su hermano,él empezó primero y yo le copié. Yo seguí y el dejó Hockey. Al principio era jugadora y al año siguiente el profe me puso como arquera, entonces jugaba medio tiempo de arquera y medio tiempo de jugadora para que siguiera aprendiendo a patinar”, aseguró.

Cuando la vemos atajar se pueden ver sus cualidades como arquera, buena técnica, capacidad de juego, buenos desplazamientos y ubicaciones en la portería y por supuesto buenos reflejos. Y al preguntarle a qué edad definió ser arquera, nos contó: A los diez años otra profe me hizo decidir por el puesto y yo lo elegí porque habían pocas arqueras. Me vi con más posibilidades de jugar. Comencé en el Concepción Patin Club CPC y nunca me cambié, entreno en él hasta hoy”.

Anabella jugando en el CPC

Desde que empecé con el club he participado en todo tipo de campeonatos, en selecciones provinciales desde chiquita, en sudamericanos y panamericanos y después más tarde llegaron los procesos de la selección Argentina en los cuales también visité diferentes países jugando. Como: Chile, España, China, Colombia y Brasil. Y con el CPC somos campeonas intercontinentales desde el 2018. Nunca me imaginé disfrutar tanto de los éxitos pero creo que es algo que se logra con la constancia y disciplina en el entrenamiento”, aseveró Ana. 

¿Qué sentiste este domingo cuando ganaron el sudamericano?, y además, en tu provincia. Preguntamos con orgullo, a lo que ella respondió amablemente:

La verdad que cuando vestimos la camiseta de la selección Argentina el domingo pasado sentí esperanza de que se pueden lograr los sueños, y que eso fué el resultado del trabajo que hacemos para conseguirlo”.

Anabella y el equipo que gano el Sudamericano en San Juan

Cuando Anabella está en su juego se la observa temperamental, con gran personalidad y muy decisiva, ya que un error le puede costar un gol a su equipo. Me auto percibo como una persona perseverante, alguien a quien le gusta mucho entrenar, disfrutar de el deporte y superarme día a día”, aseguró. Sin embargo, su forma de ser también se destaca fuera de la cancha, ya que su vida deportiva no sólo está unida por el hockey, sino también por su carrera y por su proyecto deportivo. Anabella y su pareja Santiago, comenzaron juntos un proyecto TBT CLUB, un gimnasio que actualmente se encuentra en calle Rastreador Calivar entre Av. Ignacio de la Roza y Av. Libertador.

No solo tengo al hockey como proyecto, sino también comparto un proyecto muy importante con mi pareja que es TBT CLUB, un gimnasio en donde nos dedicamos a trabajar y a guiar a las personas en sus objetivos específicos. Trabajamos en forma semipersonalizada y ahora en forma personalizada también en diferentes horarios. Este proyecto surge por la necesidad de manejar mis propios horarios, ya que el hockey te demanda otros tiempos más amplios. Lo cual varía según los técnicos que estén. Y yo me acoplo a eso. Por ejemplo, cuando estaba en otros trabajos como profe se me complicaba mucho y terminaba renunciando o siempre me tiraban las orejas porque faltaba mucho debido al entrenamiento. El TBT me ha permitido acomodarme a esos horarios y cuando no estoy tengo un grupo de profesores que se encargan de las clases”.

Manifestó que el proyecto se dió en tiempos de pandemia, entonces, en este punto le preguntamos:

¿Pensaste que este emprendimiento crecería tan rápido y con tanta gente entrenando?

-“Al proyecto lo largamos cuando el tema pandemia no se solucionaba del todo pero con mi pareja pensamos que era lo mejor y aunque tuvimos que pasar diferentes situaciones complicadas salimos adelante. La verdad que al principio estimamos empezar con 40 personas y al final lo hicimos con 90. A los tres meses ya teníamos mas de 110, y en menos de un año nos tuvimos que mudar porque el gimnasio nos quedó chuiquito. Estuvo bueno este proceso tan rápido”, expresó con entusiasmo.

Por último, le preguntamos a Ana qué sueño tiene como deportista y personalmente: La verdad que como deportista me queda una sola cosa por desbloquear , que no me gusta decirlo al aire porque siento que lo voy a mufar, pero la gente que me conoce sabe qué es. Y como persona me gustaría viajar más, conocer más países y disfrutar más del retiro que es algo en lo que también estoy trabajando”- culminó nuestra entrevistada.

Continuar leyendo

Sociedad Relatos de Vida

Miguel Vicente, un Guerrero sanjuanino que dejó cerebro, cuerpo y alma por nuestro país.

Publicado

En

Comprensivo e indulgente. Inteligente y exigente. Gran abuelo y padre. Lo que más le gustaba era trabajar : “El primero que abría y el último que se iba. No tomaba vacaciones, apasionado por volar, hacer informes y generar resultados. Hacía muchas cosas al mismo tiempo”, indicaron fuentes cercanas a él. Además su hija resaltó de él que era muy solidario: “Ayudó a muchos a conseguir trabajo, becas para estudiar. Colaboraba con una ONG para la que reparaba electrodomésticos, ya que él era ingeniero”. En cuanto al Proyecto Cóndor II y su posterior desafortunado retiro imprevisto, su hija reveló que: “demandó al Estado y ganó el juicio”. Y, en este sentido, añadió: “Era resiliente, daba vuelta la página y seguía adelante”.

“Cave ne Cadas”, (cuidado no caigas). “Recordaba al General victorioso, en su hora mejor, ante las alabanzas de la gente, que no se olvidara de su pequeñez humana”, frases que él citaba.

En el marco de la semana internacional de los archivos, los cuales son un patrimonio único e irremplazable que se transmite de generación en generación. Ahora San Juan trae a la memoria al sanjuanino Comodoro Miguel Vicente Guerrero, Master of Science del MIT y ex presidente de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales, quien craneó el misil Cóndor, y padre de nuestra anterior entrevistada: María Victoria Guerrero. Un dato interesante a destacar de este argentino tan patriota, es que según comentó su hija, seleccionaron Cabo Raso para homenajearlo y Google lo aceptó, aunque todavía falta ultimar detalles en cuanto a trámites previos requeridos. “Mandé el link a los seguidores de papá y del Proyecto Cóndor” , indicó con la idea de lograr que este lugar consiga referenciar a su padre. Amigo del Papa Francisco, (cuando era Bergoglio). Me tomó por sorpresa cuando me enteré de su asunción, ya que estaba acostumbrada a que él le llamara por teléfono. Y de repente fue raro que el Papa sea amigo de mi papá“, mencionó María Victoria.

Miguel, según las palabras de sus familiares, hablaba mucho de San Juan. Particularmente de sus dos hermanos fallecidos (Pocho y Chiquito, como les decían). “También recordaba a su abuela que llegó de España a los 14 años. Y a través de sus historias, nos hacía darnos cuentas de no preocuparnos por cosas sin importancia“, destacó María Victoria. Y como una característica de él, indicó: “valoraba mucho el tiempo, y en no perderlo en cosas sin sentido o dolorosas. Siempre había que seguir para adelante“. Además, según lo expresado por su amigo Martín Wilson en un escrito, Guerrero dijo: “El mejor invento es el amor al prójimo”.

Una pasión de Miguel:Que la gente tuviera resultados trabajando en equipo“, comentó una fuente cercana.

Como él solía auto denominarse: uno de los chosen ones, un sobreviviente elegido”.

Miguel era un condecorado oficial de la Fuerza Aérea que falleció el 16 de agosto de 2019, definido como el cerebro y “padre” del proyecto misilístico: Cóndor II, el cual estaba bajo el mando del (también fallecido) brigadier Roberto Petrich. Nació en nuestra provincia el 26 de julio de 1943, un año más tarde ocurrió el terrible terremoto que destruyó gran parte de la ciudad sanjuanina. Hijo de un maquinista de tren muy querido y trabajador, fue el único bebé sobreviviente de su familia en ese entonces (sus dos hermanitas de 3 años una y 1 año y medio la otra, fallecieron ahí y nunca se encontraron sus cuerpos). Y posterior a la tragedia, vivieron en un vagón de tren de La Pampa, donde consiguieron asilo, hasta mejorar su situación económica. Al volver a San Juan, contó su hija, que atravesaron una realidad humilde y precaria.

La vida no le fue fácil a este soldado intelectual, años más tarde consiguió una beca para el Liceo militar donde tuvo que colocarse piedras en los bolsillos para ingresar, debido a su contextura física delgada. Sin embargo, lo que no sabía es que terminaría siendo un hombre de gran importancia para nuestro país. Este experto en el área de Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones, en 1964 viajó siendo alférez  becado a Estados Unidos. Luego, regresó para graduarse en 1974 en tecnología misilística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), obteniendo el segundo lugar de mérito en su promoción sólo por debajo de un militar chino.

Fue complicado que logre salir del país, pero tuvo apoyo para hacerlo siendo militar, con el objetivo de capacitarse“, mencionó su hija. Y dejó el link de la tesis elaborada por Miguel, que hasta la fecha está disponible en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), llamado: “Drift performance vs. operating temperature in a low-cost strapdown gyroscope“.

Poco antes del mundial del 78´ volvieron y vivieron en Diamante hasta encontrar una casa. Sus aportes académicos estarían a punto de marcar historia. A fines del gobierno de la dictadura militar, se aceleró el proceso de desarrollo de un misil de tecnología y producción nacional que muy pocos países poseen al día de la fecha. No solo podría ser un arma disuasoria para la defensa, incluída la costera en el sur argentino, sino un vector para colocar satélites en el espacio.

Proyecto Cóndor II: Una gran experiencia y una gran frustración“, según un amigo cercano.

Trabajó en la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales fundada en 1960 y que luego se transformó en la CONAE en 1991. “Allí le pidieron que se trabajara en el proyecto Cóndor. Luego, cuando llegó la directiva (del gobierno de Menem) de desarmar el proyecto él se opuso. Mi padre le hizo la vida imposible a los que fueron a Falda del Carmen“, relató su hija María Victoria.

Según los archivos, todo comenzó bajo la dirección y responsabilidad del brigadier Ernesto Crespo. Se avanzó en el proyecto misilístico argentino, iniciado en 1979, con un centenar de oficiales, técnicos y científicos en Falda del Carmen, en la serranía cordobesa. Fue un secreto bien guardado bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, donde se logró su desarrollo. “Solían decir a la gente que estaban haciendo un proyecto de metereología“, indicó María Victoria, teniendo en cuenta las palabras de su papá. Sin embargo, todo fue desmantelado apenas comenzó la administración de Carlos Menem, a instancias del canciller Guido Di Tella y del ministro de Economía, Domingo Cavallo.

Se desilucionó mucho cuando desde lo político no se apoyó al proyecto sin entender de qué se trataba. Era un desarrollo científico que no le hacía mal a nadie y que fue vendido como arma, cuando en realidad era un vector que podría ser innovador como vehículo espacial. No tenía carga de guerra, explosiva, sino más bien una carga científica. Nunca hubo otro de semejante alcance. El Cóndor tenía una interesante tecnología avanzada como para un gran desarrollo nacional. Y la finalización de su carrera en gran parte fue por defender el proyecto. Miguel trataba a los americanos de igual a igual y disfrutaba de ésto. En este caso ellos se enfurecían de no conseguir sacar ventajas de un argentino“, reveló un amigo cercano para Ahora San Juan.

Se especuló acerca de que la decisión fue para quedar bien con el gobierno británico, sin pedir nada a cambio. Ya que el embajador de USA Terence Todman endureció las exigencias. Guerrero, en este sentido, supo decir: Los norteamericanos nos pedían un pan y les entregamos la panera totalmente gratis. Argentina sufrió a partir de 1982 el embargo internacional de armamento, haciendo que tengamos las Fuerzas Armadas más débiles de la región, aunque hoy hay algunos atisbos de recuperación.

Según sus allegados en el ámbito laboral: “Trabajó más de 40 años en esa institución, se fue y no volvió más. Quedó solo y así siguió defendiendo sus ideas, de identidad, nacionalismo, de sentirnos libre como nación, con su independencia y cultura. Él quedó realmente como un patriota y lo asumió con altruismo. Se sintió traicionado por el ámbito de la Fuerza Aérea, en lo profesional no se vio afectado ya que siguió desarrollando sus propios proyectos en la universidad“.

Entre las anécdotas sobre su paso problemático por Falda del Carmen está una de: “Cuando tuvieron que subirse a un avión para ir a un lugar que no recuerdo, y mi papá le dio directivas al piloto de que bajaran, mientras él aparentaba estar vomitando“, detalló su hija entre risas, al recordar que Miguel le había advertido la disconformidad que sentía y que hizo saberles cada día tratando de entorpecer y dilatar el desmantelamiento y la destrucción de las instalaciones. María Victoria mencionó que: “algunas partes del misil y los planos no aparecieron nunca”, dejando entrever tal vez una salvaguarda de los técnicos argentinos de semejante desarrollo.

Desilusión al corazón patriótico de Miguel Vicente Guerrero: Se supo que luego de prestar todo su saber para desarrollar el misil, cumpliendo órdenes del Estado argentino, fue pasado a retiro como “castigo, al igual que fueron desarticulados los equipos de técnicos y científicos. Además, lo paradójico fue que al poco tiempo, el propio embajador Todman le ofreció un relevante puesto académico en una universidad norteamericana para poder aportar sus conocimientos. Por supuesto, como argentino de buena ley, rechazó la oferta y se incorporó a la Universidad del Salvador donde volcó su sapiencia como docente y luego como Decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología. “Creó el Centro de Aplicaciones Tecnológicas y mientras fue decano, 107 ingenieros egresaron “, resaltó su hija. Haciendo hincapié en que: “estaba muy orgulloso del equipo formado y proyectos hechos y logros obtenidos“.

Su paso por la Universidad: “Éramos como una gran familia”, advirtió su hija.

Su rol en el Conflicto con Chile de 1978:

La crisis entre Argentina y Chile ese año fue una situación de riesgo de guerra a raíz del laudo arbitral británico. La Mediación Papal en el conflicto del Beagle solucionó la crisis, según la información recabada por internet. Y los países acordaron el Tratado de Paz y Amistad en 1984. A Guerrero, “lo citó el Estado Mayor Conjunto, convencido de que Chile quería invadir nuestro país. Sin embargo, él quería convencerlos de lo contrario. Finalmente, decidieron mandar un avión militar para cruzar la cordillera y comprar un cajón de frutillas en territorio chileno. A ésto, lo implementó el Oficial de la Fuerza Aérea: Ramón Falconier, quién luego falleció en el conflicto con Malvinas. En este caso, cruzó la cordillera, compró las frutillas y volvió. Y de esta manera, se pobró que el ejército chileno no estaba preparado para invadir Argentina porque sino lo hubiesen derribado“, confesó María Victoria.

Su paso por Malvinas:

Según lo descripto en una nota de Infobae, entre febrero y marzo de 1982 los aviones del Escuadrón Aerofotográfico de la II Brigada Aérea de Paraná realizaron dos misiones secretas. El objetivo era el de relevar en imágenes las islas Malvinas y realizar un barrido térmico, en busca de pistas o instalaciones específicas. Los aviadores corrían innumerables riesgos en cada misión en Malvinas: volaban hacia el centro mismo del conflicto y en máquinas no artilladas, que las convertían en blanco fácil de los aviones enemigos y de los mortíferos misiles Sea Dart.  

Guerrero, no habló mucho al respecto. Pero destacó, según sus allegados, el hecho de formar parte del Estado Mayor Conjunto (donde se decidían las operaciones, y los blancos para atacar). “Era el único ingeniero que formaba parte, enloquecido por el tema de las comunicaciones y disponibilidad del material aéreo. Mantuvo un gran vínculo con sus compañeros. Consciente que de ahí salían las órdenes de quienes debían salir, significó algo trágico para él saber que algunos de ellos no volverían. Amigos, camaradas, cada integrante combatiente y caídos de Malvinas fue una cuota pendiente para él. Lo sufrió bastante, como una piedra en la garganta. En este sentido consiguió becas para hijos y familiares de éstos héroes“, narró un amigo.

Este gran Guerrero, supo decir a un amigo en una charla: “Después del paracaídas llega la angustia, el vacío después de la boda, la angustia del estudiante después de aprender tantas cosas y el fin de su carrera, ese gap year, Para el soldado que vuelve de la guerra, la vida puede ser insoportable. La adrenalina acumulada y sostenida se acaba y la carencia de serotonina lo aniquila. Todos, o casi todos queremos irnos después del mayor ruido de nuestras vidas. Nos queremos sacar esta piel como Henri Charrière Papillon en la cárcel de las Islas de la Salvación, en la Guayana francesa”. Pero a ésto agregó que: Nadie quiere morir solo“.

Anotaciones de Miguel Vicente durante su paso por la guerra, gentileza de la familia Guerrero para Ahora San Juan.
Anotaciones de Miguel Vicente durante su paso por la guerra, gentileza de la familia Guerrero para Ahora San Juan.
Anotaciones de Miguel Vicente durante su paso por la guerra, gentileza de la familia Guerrero para Ahora San Juan.

Los secretos que compartió con su secretaria más amada, su hija:

En una ocasión, ayudó a un científico de apellido Sarudiansky, en la década del 70. Como era judío lo perseguían. Entonces él lo protegió y ayudó a que se ocultara“, describió María Victoria.

Entre otras anécdotas, su hija comentó: “Una vez caminaba por la calle conmigo, y se detuvo a hablar con una persona, me lo presenta, y después cuando se va me dice: ‘viste este tipo que no das dos mangos, es agente del Mossad‘ (Servicio Secreto Israelí)”. Y la última que compartió, fue: “Cuando me contó que descubrieron a un señor que decía ser geólogo y terminó siendo espía norteamericano. Se dio cuenta por sus manos impecables“.

Frase guerrera para la vida: Si estás ante un problema al que no le encontrás solución, y no te queda más remedio que comerte un elefante. Lo primero que tenés que hacer es cortarlo en rodajas”.

Frase guerrera para el trabajo: “El tiempo no se recupera nunca, el tiempo es dinero y si se lo piensa de esta forma. Al perder tiempo se pierde dinero“.

Como él decía: Cave ne Cadas“…No caigas en la omnipotencia, no caigas en la arrogancia, no caigas en la soberbia de un triunfo, por grande que sea. El mundo sigue su marcha, el hoy vencido, mañana es triunfador. El hoy triunfador, mañana , es vencido“.

*Anexo a tener en cuenta de la efeméride de Archivos:

El día internacional de los archivos se conmemora el 9 de junio debido a que el Congreso Internacional de Archivos en Viena (2004), con más de 2.000 participantes, adoptó la resolución de pedir a las Naciones Unidas crear un Día Internacional para este tema. Luego, en la Asamblea General (noviembre de 2007), el ICA/ CIA (Consejo Internacional de Archivos integrado en la Organización de las Naciones Unidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura), oficializó que sería el 9 de junio ya que ese día, pero de 1948, este Consejo Internacional lo determinó bajo los auspicios de la UNESCO. Elección aprobada de inmediato.

Los archivos custodian decisiones, actuaciones y memoria... Son gestionados desde su origen para preservar su valor y su significado. Juegan un papel esencial en el desarrollo de la sociedad contribuyendo a la constitución y salvaguarda de la memoria individual y colectiva… El libre acceso, promueve la democracia, protege los derechos de los ciudadanos y mejora la calidad de vida“. (Declaración Universal sobre los Archivos, aprobada en la Asamblea General del Consejo Internacional de Archivos, Oslo, septiembre de 2010).

/declaraciones de María Victoria Guerrero, familiares, colegas y amigos que decidieron mantener su identidad en secreto; sisanjuan, artículo de Martín Wilson en el sítio web de Seul; Gaceta Mercantil, periodista Nicolás Kasanzew, wikipedia, El País Diario e infobae.

Continuar leyendo

Continuar leyendo